Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Tracoma, ceguera que puede evitarse

30/05/2013 04:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tracoma, ceguera que puede evitarse SyM - Lido Coronado

Se estima que entre 5 y 9 millones de personas en el mundo están ciegas por padecer tracoma, infección altamente contagiosa que es causada por una bacteria que se aloja en los niños y al paso de los años acaba con su visión. El problema cobra más casos en países subdesarrollados, como México, donde puede prevenirse.

La Organización Mundial de la Salud calcula que en el planeta hay 350 millones de personas afectadas por tracoma, siendo la gran mayoría de ellas habitantes de países en vías de desarrollo donde son comunes pobreza y falta de higiene.

En México, este padecimiento es recurrente entre los indígenas del estado de Chiapas, donde se estima que hay 15 mil afectados y quienes muy posiblemente dejarán de ver antes de cumplir 50 años de edad.

El tracoma es una infección causada por la bacteria Clamidia trachomatis, la misma que genera una enfermedad de transmisión sexual que puede dejar estéril a la mujer afectada. Lo que sucede con el microorganismo es que encuentra las mismas condiciones de humedad en el ojo que en el área genital femenina, por lo cual puede desarrollarse y dañar las estructuras cercanas.

Particularmente en la afectación ocular, la forma más común de adquirirla es a través del contagio por contacto directo con objetos infectados por secreciones del ojo o de nariz y garganta, como ropa o cosméticos; un factor más son las moscas que se alimentan de los fluidos contaminados y los llevan a otro individuo logrando infectarlo, principalmente niños.

Una vez en el ojo, la bacteria cumple con un período de incubación de 7 a 14 días, tras lo cual se dirige a la conjuntiva (membrana ubicada entre el ojo y cara interna del párpado que se encarga de mantener la humedad necesaria) y la infecta, provocándole inflamación (se identifica como conjuntivitis), y cuyos síntomas consecuentes son enrojecimiento, lagrimeo, fotofobia (la luz resulta molesta), sensación de cuerpo extraño e hinchazón del párpado.

La fase cicatricial de la enfermedad se inicia en la adolescencia cuando la inflamación disminuye y en su lugar ocurre un proceso en el que la conjuntiva se reseca y engruesa. El siguiente paso es la deformación del borde palpebral (parpado), propiciando con ello la caída de las pestañas e irritación de la córnea (membrana ocular transparente que se encuentra directamente en contacto con el exterior), la cual paulatinamente dificulta la visión por tornarse opaca, condición que no puede restaurarse aun después de ser trasplantada, ya que la conjuntiva que la protege está gravemente dañada.

Al interior de la familia

Como se mencionó con anterioridad, el tracoma es altamente contagioso entre los niños de ambos sexos, pero en la pubertad, los varones suelen retrasar el proceso de cicatrización, caso contrario a las adolescentes, muy posiblemente porque ellas entran más en contacto con sus hermanos menores infectados, propiciando lo que se conoce como reinfección, es decir, el daño cobra más fuerza. En los adultos, la ceguera resultante del tracoma es mucho más frecuente en las mujeres, al parecer por la misma razón que en las más jóvenes.

Lo anterior puede traducirse en que la presencia y severidad del tracoma aumentan en proporción con el número de personas que viven en la misma casa y con la cantidad de niños pequeños.

El diagnóstico definitivo de la enfermedad se lleva a cabo mediante raspados conjuntivales o por aislamiento de la bacteria en cultivo, lo cual cobra gran importancia, pues si la detección es oportuna antes del desarrollo de cicatrización y deformidades en los párpados la probabilidad de erradicar el padecimiento es muy alta. En algunos casos se prescribe cirugía cuando inician las deformaciones de los párpados para prevenir la cicatrización, corrección que puede evitar la ceguera.

Otro tratamiento consiste en administrar al paciente tetraciclina, eritromicina y sulfas, medicamentos que mantendrán su efecto por un tiempo, pero si el afectado no modifica sus hábitos de limpieza o permanece en contacto con personas enfermas la reinfección se hará presente. Por tanto, el procedimiento debe seguirse a nivel comunitario o, al menos, familiar.

Es importante enfatizar entre los pobladores o visitantes a zonas de riesgo el lavado frecuente de manos con agua y jabón, además de no compartir toallas u otros objetos entre posibles infectados.

El tracoma es una de las enfermedades más antiguas del Mundo, conocida desde los tiempos en que los faraones reinaban en Egipto. No obstante, sigue siendo objeto de estudios que tienen como objetivo erradicarlo; así lo demuestran investigaciones de laboratorio que se centran en el desarrollo de una vacuna efectiva. Esperamos que pronto haya resultados.

SyM

Última actualización: 05-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
50
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.