Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Tres nobles mayas

30/12/2010 04:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

En un cuento incluido en el libro "Confabulario" y titulado "Los alimentos terrestres", Juan José Arreola arma la historia a base de frases entresacadas del epistolario del poeta andaluz Luis de Góngora, en este caso de peticiones reiteradas de apoyo para su supervivencia. Lo que nos dicen las últimas líneas es lo que se repite de múltiples maneras en el breve texto: "Porque 800 reales son flacos alimentos para un hombre de cuenta en este lugar... // Y que me hallo a los umbrales del invierno sin hilo de ropa, anticipados mis alimentos mes y medio para poder comer...".

image

Mucho de esta acción de solicitar aparece en los documentos recopilados en el libro "Tres nobles mayas yucatecos", a cargo de Sergio Quezada y Anabel Torres Trujillo como autores del estudio introductorio, la compilación y la transcripción. En este trabajo académico se aborda la lucha jurídica librada a diferentes niveles de intensidad por Gaspar Antonio Chi Xiu, Juan Chan Pat y Jorge Canul, cuyas vidas en conjunto abarcan buena parte del siglo XVI y principios del XVII.

Todos ellos eran descendientes de "almehenoob", es decir, de la elite maya y tanto ellos como algunos de sus ancestros habían colaborado con los conquistadores y evangelizadores españoles en sus labores de pacificación y dominio político, económico y religioso.

Hay diferencias entre el lenguaje de un epistolario y el del lenguaje jurídico, más tradicionalista, que mantiene términos arcaicos, que es un lenguaje que tiende a repetirse, a mecanizarse. Pero la condición pedigüeña de la época tanto en España como en nuestro continente es similar: la condición de dependencia del papel escrito, de dirigirse afanosamente al representante del poder, de la riqueza o de la justicia a fin de que ayude a resolver una condición empobrecida: qué clase de entrampamiento en la necesidad de que sean otorgados privilegios pecuniarios.

Este libro se conforma de 17 documentos jurídicos relativos a peticiones para recibir ayuda de costa, exención de tributos y otros privilegios para los nobles indígenas que los solicitan.

Debió ser mucho el desgaste de tiempo, de papel y tinta --que no eran tan económicos como ahora--, de dinero para los abogados y los envíos. Sobre todo la paciencia, aunque hubo diferencias entre los avatares sufridos por Gaspar Antonio Chi Xiu y Juan Chan Pat, en cuanto a la extensión de tiempo y documentos que requirió el primero para salir adelante con las solicitudes de su caso, y el solitario documento del otro para lograr su propósito.

De modo inevitable dentro de la aculturación sufrida, estos nobles han caído en la trampa del complicado mundo jurídico español. Si bien, en el mundo maya había un orden jurídico como ocurre en toda sociedad, carecía de todo el enredo documental y de lentitud de tiempos que caracterizaba a la legalidad española, derivada del Derecho Romano y del Derecho Canónico. Difícil y extraña sería la adaptación de una oralidad predominante a ese mundo documentado, de fórmulas preestablecidas, donde las pruebas constituían más una demostración de poder y de influencias que demostraciones de verdad.

El libro nos hace pensar en el preponderante papel que el mundo jurídico juega en nuestra cultura, sujeta a la obligación del documento, de los trámites inacabables, la invención de testigos, las tautologías presentes entre las preguntas y las respuestas, que parecen letanías y expresiones rituales. El modo en que los gobernantes disponen órdenes y cumplen a capricho las que reciben, aprovechándose sobre todo de los largos procesos para verificar si las órdenes se han cumplido.

Destaco en especial la persona de Gaspar Antonio Chi Xiu, gran lengua, ya que hablaba español, latín e incluso la "lengua mexicana", quizá enseñado por el indígena nahua Juan de Estrada, también conocido como Juan Duro. Un noble maya vestido a la usanza de España y casado con española. En su vejez, enfermo, ciego y que por estar cojo tiene que andar a caballo. Que era intérprete de los frailes franciscanos evangelizadores y maestro de capilla.

Había aprendido buena parte del conocimiento característico de la vida española, y lleva a cabo la odisea jurídica de sus probanzas a menos de 40 años de que hubiese concluido la conquista española de Yucatán.

En estos 17 documentos desfilan testigos de hechos jurídicos de una época y de una condición cultural que habría de irse ramificando en el transcurrir de los siglos. El estudio introductorio a cargo de Quezada y Torres Trujillo ofrece un claro y documentado panorama contextual y una esclarecedora síntesis del contenido e implicaciones del conjunto documental.

Con este libro en tamaño carta, la Dirección de Patrimonio Cultural del Instituto de Cultura de Yucatán da inicio a la Serie Silvio Zavala de Documentos para la Historia Colonial de Yucatán.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
1775
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.