Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Fue Tristan Egolf joven promesa literaria del siglo XXI

06/05/2011 03:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El polémico novelista estadounidense Tristan Egolf, quien murió hace seis años, el 7 de mayo de 2005, capturó siendo muy joven la atención de los círculos literarios por su ópera prima “El amo del corral”, prosa comparada con frecuencia con la de John Kennedy Toole, William Faulkner, John Steinbeck y Cormac McCarthy. Se dice que la novela, publicada en 1998 por una editorial francesa, fue rechazada por alrededor de 70 editoriales en Estados Unidos, sin embargo, obtuvo gran éxito en Europa y, posteriormente, en el resto del mundo. Para la crítica, esta obra evidenciaba a un escritor con mucho más que pulsión literaria, inmersa en las 400 páginas que dan origen a una historia construida como un engranaje narrativo de una imaginería desconcertante: la historia de John Kaltenbrunner. El descubrimiento del pasado de un pueblo y un levantamiento popular entorno a los basureros de la localidad son temas que aborda la obra y que la hacen ser una novela compleja, y de una madurez narrativa impropia de un primerizo. El punto de vista, el ritmo de la prosa, la habilidad para engarzar los indicios, la creciente tensión argumental y el nihilismo enfermizo que rodea a los personajes, la hacen ser una novela brillante, un texto poderoso que delataba, insisto, a un escritor con rabia, informó la crítica tras su publicación. Egolf, uno de los jóvenes escritores más prometedores del siglo XXI, nació el 19 de diciembre de 1971, en San Lorenzo del Escorial, cerca de Madrid. Su infancia la vivió de manera muy agitada, ya que por varios años tuvo que viajar, trasladándose frecuentemente con su madre y su padre, que era corresponsal internacional de la “National Review”. Cuando tenía 12 años, sus padres se divorciaran, y él se fue a vivir con su madre, pintora, y su padrastro, ciclista explorador, a Washington DC, y luego a Louisville, Kentucky. Por alrededor de siete años, entre 1983 y 1990, pasó largas temporadas veraniegas con la familia de su padre, que falleció en un pueblo al sur de Indiana, cerca de la frontera con Kentucky. Tras concluir el instituto en 1990, Egolf entró a la Universidad de Temple, pero dos trimestres después la abandonó alegando que leer e instruirse a sí mismo era mejor. Cabe señalar que el estado de Kentucky fue el lugar que inspiró a Egolf a escribir su primera novela “El amo del corral”( 1998). Años más tarde, en 2002 publicó “La chica y el violín”, un texto lleno de destellos y apuntes geniales, pero mucho menos sorprendente y sin el desparpajo imaginario del trabajo anterior. En este segundo libro todo lo que supone la estética de la “next generation” se convierte en tópica literaria, en background narrativo por la sordidez de la condición humana a través de barrios bajo, que presenta. Novela en la que el lado menos lírico del sueño americano se exhibe mediante una narración desconcertante una odisea homérica por la decadencia capitalista. Su incursión en la música llegó tras creer que la vida como músico le rendiría frutos en el extranjero, por lo que lideró un grupo de música punk antes de partir hacia Europa, aunque siempre temeroso de que el éxito de la banda le impidiera escribir. Egolf fue también un activista político y anti-bélico, fundador del grupo Smoketown Six, un grupo de activistas, enemigos de la guerra, que causaron cierta agitación cuando se quedaron en tanga durante una manifestación contra la campaña electoral del presidente Bush en Smoketown, Pensilvania en julio de 2004. Los seis jóvenes activistas estaban reinterpretando la infame fotografía de una pirámide humana de prisioneros iraquíes, torturados por soldados en la cárcel de Abu Ghraib. Egolf participó también en las protestas contra el Día de Colón también conocido como “el Día de la Hispanidad en España”, donde quemó una efigie del presidente Bush. Junto a Michael Hoober, fundó una publicación literaria digital: http://www.windmillsonline.us, y la emisora de radio, http://www.windmillsradio.com., las cuales tras su muerte dejaron de funcionar. Su trágica muerte a los 37 años, causada por una depresión que le llevará a dispararse en la cabeza, puso fin a todo: a su carrera literaria, a sus inquietudes musicales y a su frenética actividad política. En 2006 se publicó su novela póstuma “Kornwolf”, con la cual el autor a seguido salpicando con su presencia los suplementos literarios. El placer de oírse a sí mismo llevó a Egolf a una serie de excesos que lastran lo que, sin duda, fue una muy buena manera de entrar en el mundo editorial, consideró Michael Hoober, terapeuta familiar de Lancaster que se describió como el mejor amigo de Egolf, momentos posteriores a su muerte. Manifestó además que el escritor había mostrado signos de depresión los últimos 18 meses de su vida. “Siempre llevaba al límite todo lo que hacía", declaró Hoober a “Los Angeles Times”. Agregó que "su creatividad siempre iba por delante de él, pero en algún momento empezó a desmoronarse". "Tristan pasó por la vida con energía para cambiar las cosas", afirma Hoober. "Se sumergía profundamente en las amistades y las cosas que le importaban". Por su parte Judy Hottensen, vicepresidenta de mercadotecnia y publicidad de Grove / Atlantic, que publicó sus dos primeras novelas en Estados Unidos, definió la muerte de Egolf como "una lástima y una tragedia para el mundo literario. Era demasiado pronto para él... y tenía muchísimos más libros en marcha".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
65
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.