Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Triste Aid para los iraquíes refugiados en los campos del Kurdistán

05/10/2014 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Imed aprieta un Mercedes metalizado contra su pecho. Es el único juguete que ha recibido este año por el Aid Al Adha, una de las grandes festividades de los musulmanes, que miles de iraquíes no tienen ganas de celebrar en los campos de refugiados.

"El año pasado, durante el Aid, yo estaba muy feliz: tuve ropa nueva, muchos regalos y pasamos el día visitando a los vecinos y jugando", recuerda Imed. "Este año, no es lo mismo", lamenta este niño de 11 años, que huyó de la ciudad de Zumar, cerca de la presa de Mosul (norte), ante el avance de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Imed y sus amigos juegan entre las tiendas de campañas con las siglas del ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados) en el campo de Garmawa, al sureste de la provincia de Dohuk (norte). Estrenan sus nuevos juguetes, regalos de una ONG. Pero los balones, los coches en miniatura y las muñecas no bastan para hacer olvidar un Aid de segunda.

La familia de Imed forma parte de los 850.000 iraquíes que han encontrado refugio en la región autónoma del Kurdistán iraquí, tras haber sido expulsados de sus casas por la ofensiva del grupo EI, que ha conquistado vastos territorios de Irak desde el pasado junio. Cerca de medio millón de desplazados vive ahora en Dohuk.

Más sobre

Para las 633 familias de Garmawa, el trauma del éxodo es tal que habían decidido no celebrar el Aid, explica el responsable del campo, Ibrahim Mohamed. "Pero una ONG vino hace unos días para convencer a la gente de que celebraran el Aid", la fiesta del sacrificio.

- La peor crisis humanitaria -

A las cinco de la mañana del sábado, la ONG Physicians across continents, basada en Dubái, llegó con los regalos y ocho vacas. Algunos degollaron los animales un poco más lejos, bajo nubes de moscas. Luego, los vaciaron y descuartizaron en partes iguales -pesándolas- que distribuyeron a las familias. Un niño con una camiseta azul y una venda en la frente recibió la cola de una vaca en una bolsa de plástico. Otros se llevaron mejores trozos.

Una forma de mejorar el día a día. En Garmawa, de donde huyeron muchas ONG en agosto ante el avance del grupo EI, las raciones suelen ser escasas.

Hoy tan solo quedan algunas grandes ONG, como Acción Contra el Hambre -que se encarga del agua y de la higiene- y Acted, que cada mes distribuye comida, aunque ésta "solo da para 20 días", lamenta Ibrahim. El propio Ibrahim trabaja en el sector humanitario desde 1991 y ha visto numerosos conflictos. "Pero esta crisis es la peor", afirma.

Bajo la tienda de campaña demasiado pequeña de Abas y sus ocho hijos -seis de ellos discapacitados-, apenas se piensa en el Aid, por los muchos problemas que hay que afrontar. De todas formas, para esta familia, el Aid nunca ha sido pretexto para festejos, pues siempre ha sido pobre. Pero "por lo menos, antes vivíamos en paz", recuerda Abas, que aparenta el doble de sus 35 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1820
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.