Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Sr. Trump, no despliegue a los militares en las ciudades estadounidenses sin su consentimiento

07/06/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageVivimos en una época en la que se asume comúnmente que el presidente de los Estados Unidos debe intervenir en todas partes (tanto a nivel nacional como mundial) y resolver todos los problemas. El hecho de que estas intervenciones rara vez resuelven problemas de cualquier tipo es aparentemente de poca importancia. Lo que importa es que el presidente «haga algo» y ese «algo» suele implicar más regulación, más vigilancia, más gasto gubernamental y, en el peor de los casos, más tropas gubernamentales y agentes federales desatados tanto sobre los estadounidenses como sobre los extranjeros.

Con saqueos y disturbios en varias ciudades americanas, ahora estamos escuchando esos familiares llamados para que el gobierno federal intervenga y «haga algo». Esta vez, es un llamado para que el presidente envíe tropas americanas para pacificar las ciudades, incluso a pesar de las objeciones de los gobiernos estatales en las áreas afectadas.

Por su parte, el presidente ya ha amenazado con hacer esto. A principios de esta semana, Trump declaró: «Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida o la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré el ejército de los Estados Unidos y rápidamente resolveré el problema para ellos».

¿Pueden los presidentes desplegar tropas en cualquier lugar de los Estados Unidos?

Es difícil adivinar si esto es realmente inminente o no. Cuando se trata de Trump y de despliegues de tropas, siempre es bastante difícil saber cuánto es un plan real y cuánto es sólo una fanfarronada. En cualquier caso, el presidente está siendo animado por algunos expertos conservadores.

Por ejemplo, Andrew McCarthy de la National Review ha comparado los disturbios actuales con el terrorismo, y que como tal justifican la acción unilateral del presidente. McCarthy afirma que la Ley de Insurrección (aprobada por primera vez en 1807) autoriza al presidente a hacer esto independientemente de lo que piensen los estados:

Un efecto de la Ley de Insurrección y sus enmiendas ha sido, por lo tanto, reforzar el poder del gobierno federal para responder al terrorismo interno. Aunque la Constitución exige que un estado solicite asistencia federal para combatir la violencia doméstica antes de que el presidente actúe, esa condición es más aparente que real.

Como ya se ha señalado, el artículo IV confiere al presidente la autoridad unilateral de sofocar la insurrección y la invasión. «Insurrección», por supuesto, es un levantamiento violento contra la autoridad del estado. Por lo tanto, abarca el concepto de violencia doméstica a gran escala. La Ley de Insurrección codifica esta realidad al facultar expresamente al presidente para suprimir la violencia doméstica y las conspiraciones para llevarla a cabo

Del mismo modo, Tucker Carlson declaró , «bien por él» cuando Trump anunció su intención de enviar unilateralmente tropas a las ciudades americanas. Carlson ni siquiera intentó una justificación legal. Se basó en una analogía pueril que equipara al presidente de los EEUU con un «padre» que debe cuidar de su familia. Los líderes políticos «vigilan a la gente a su cargo», Carlson insistió, «es lo que las familias necesitan de sus padres... Los presidentes salvan países». Ese es su trabajo, por eso los contratamos».

La implicación, por supuesto, es que los presidentes están por lo tanto justificados en el empleo de cualquier medio necesario para imponer esta «seguridad».

La estrategia que están usando tanto McCarthy como Carlson aquí es bastante familiar, y peligrosa: afirmar que la nación está en crisis, y luego exigir que el estado reciba nuevos y enormes poderes para «resolver» el problema. McCarthy compara los disturbios con la «insurrección» y el «terrorismo interno». Carlson concluye que la intervención militar es necesaria para combatir «el aumento del extremismo». Este lenguaje es cuidadosamente elegido para asegurar el máximo poder del estado y la mínima resistencia.

Por qué los estados deberían tener un veto en los despliegues federales

En el centro del problema, legal y moralmente hablando, está la afirmación de los expertos de que el presidente debería poder desplegar unidades militares en el país sin el impedimento legal de requerir la cooperación del estado.

Esto es muy contrario a la intención de los revolucionarios americanos y de los que ratificaron la constitución de los Estados Unidos. Estos hombres pensaron que estaban creando un sistema político en el que el grueso del poder militar terrestre estaría en manos de los gobiernos estatales. Los ejércitos permanentes debían oponerse enérgicamente, y la Declaración de Independencia condenó específicamente el uso de despliegues militares por parte del rey para hacer cumplir la ley inglesa en las colonias y «hacer que los militares sean independientes y superiores al poder civil». Estos principios se remontan al menos a la Guerra Civil Inglesa (1642-51), cuando se generalizó la oposición a los ejércitos permanentes.

Así pues, cualquier intento de enviar tropas británicas sin la aprobación de las legislaturas coloniales era un abuso. Este mismo principio se aplicó más tarde a las legislaturas estatales en relación con el poder federal.

Aunque McCarthy afirma que el artículo IV de la Constitución otorga al Presidente un poder unilateral a este respecto, se equivoca. Según William C. Banks en el Journal of National Security Law and Policy :

El artículo IV, sección 4 de la Constitución obliga al gobierno federal a garantizar una «forma republicana de gobierno» a cada estado (la Cláusula de Garantía), a proteger a los estados contra la invasión (la Cláusula de Invasión), y a protegerlos contra la «violencia doméstica», pero sólo después de una petición del gobernador o la legislatura (la Cláusula de Protección)... En opinión de los Forjadores, la fuerza militar podría utilizarse para hacer cumplir la ley federal, pero sólo cuando la amenaza a la nación sea especialmente grave, como los actos de traición que equivalen a una guerra... Sin embargo, en caso de «violencia doméstica», conjuntos de circunstancias menos graves con mayor probabilidad de ser el subproducto de un desastre natural, un ataque terrorista menor o una emergencia de salud pública creada por uno u otro de esos acontecimientos, la Constitución presume que los estados pueden hacer frente al desafío con sus propios recursos de aplicación de la ley, complementados por la milicia local o, en los tiempos modernos, la Guardia Nacional desplegada por el estado. La legislatura o el gobernador del estado debe solicitar el apoyo militar federal antes de que éste sea proporcionado.

De hecho, cuando se trasplantó a América, esta tradición descentralizó el poder de la milicia mucho más allá de las nociones modernas de la Guardia Nacional. A lo largo del siglo XIX se asumió que la «milicia» consistía en la mayoría de hombres capaces con armas . Como señala Marcus Cunliffe en su libro Soldiers and Civilians, los Estados Unidos tienen una larga historia de creación de milicias a nivel estatal y municipal que difícilmente estaban en condiciones de ser nacionalizadas y desplegadas según los caprichos del presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, esto era, a todos los efectos prácticos, todo lo que el gobierno federal tenía a su disposición. El tamaño notablemente pequeño del ejército federal permanente antes del siglo XX significaba que las milicias formaban el grueso de cualquier fuerza militar nacional potencial. Así pues, en la práctica, se suponía que el mantenimiento de la tranquilidad interna era la labor de un personal de milicia altamente descentralizado y controlado localmente.

La guerra civil de los Estados Unidos debilitó en gran medida estas protecciones contra la invasión federal unilateral, pero incluso después de la Reconstrucción se asumió que los propios estados debían seguir teniendo un poder considerable para oponerse al control federal de los despliegues dentro de los estados.

Los años de Bush: nuevos esfuerzos para expandir el poder presidencial

No es sorprendente, sin embargo, que la llamada guerra contra el terrorismo haya alterado lo que quedaba de estas protecciones. En 2006, la administración Bush buscó nuevas revisiones que dieran aún más margen de maniobra a los presidentes que quisieran desplegar tropas dentro de los estados de los Estados Unidos. Según Banks, la revisión de 2006:

permite expresamente al Presidente utilizar las fuerzas armadas, incluida la Guardia Nacional en el servicio federal, para «restablecer el orden público y hacer cumplir las leyes de los Estados Unidos» cuando determine que «como resultado de un desastre natural, una epidemia u otra emergencia grave de salud pública, un ataque o incidente terrorista, o cualquier otra condición, la violencia doméstica se produjo en tal medida que las autoridades constituidas del Estado... eran incapaces de mantener el orden público... En esencia, la enmienda introdujo en la Ley de Insurrección un nuevo conjunto de condiciones que permiten al Presidente desplegar el ejército federal en un estado sin esperar una solicitud del gobernador afectado. La presunción tradicional contra la presencia militar federal en los estados fue sustituida por una presunción a favor del papel militar si se dan ciertas condiciones.

Los cincuenta gobernadores de los estados se opusieron a estos cambios como una usurpación de la autoridad de los gobiernos estatales. Tan problemáticas constitucionalmente fueron las nuevas disposiciones, de hecho, que los cambios fueron revocados en 2008.

Sin embargo, independientemente de lo que piensen los políticos y los jueces, el fundamento moral de estas disposiciones sigue siendo el mismo: la autodeterminación, la subsidiariedad y la necesidad de controlar el poder militar centralizado, todo ello en detrimento de la capacidad de los presidentes de enviar unilateralmente tropas a donde quiera.

Responder al actual llamamiento de los afectados para que el presidente despliegue tropas federales incluso a pesar de la objeción de los propios estados pondría un último clavo en el ataúd de los cuatrocientos años de oposición liberal clásica a los ejércitos permanentes, al tiempo que se burlaría de otra disposición de la Declaración de Independencia.

Nada de esto es para decir que los gobernadores de los estados están haciendo un trabajo excelente cuando se trata de proteger la vida y la propiedad de los ciudadanos de sus estados. Pero esto no es nada nuevo. Muchos gobiernos estatales han estado involucrados rutinaria y diariamente en la violación de los derechos humanos básicos de los residentes a un ritmo acelerado desde que comenzaron los cierres de COVID-19. Las empresas han sido efectivamente expropiadas. A los residentes se les ha negado la atención médica. Muchos han sido atacados por la policía y arrestados por el «crimen» de no quedarse en casa. Pero así como esos enormes fracasos de la política estatal no justifican la toma de posesión de los gobiernos estatales por parte del gobierno federal, tampoco lo justifican los disturbios que se están produciendo actualmente en algunas ciudades estadounidenses. Si cada problema exige una respuesta federal, ¿por qué molestarse en tener estados? Seguramente nuestro gran «padre» en Washington, nos «vigilará» y «salvará» como Tucker Carlson imagina. ¿Qué podría salir mal?

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
3530
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.