Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Es Trupefolis, el único cabaret para niños Inicia temporada el próximo sábado en esta ciudad

02/07/2009 11:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A este cabaret, los niños sí pueden entrar, se llama Trupefolis y es una oportunidad única para que vivan la experiencia de ser parte de un espectáculo que antaño dominó la cartelera. El único cabaret para niños ha sido montado por la compañía teatral mexicana La Trouppe y se estrenará el próximo sábado 4 de julio en el Pabellón de Alta Tecnología (PAB) de Cuicuilco, donde permanecerá todos los sábados y domingos hasta el 16 de agosto. Mil espectadores por función podrán disfrutar de esta que es la propuesta más majestuosa que ha realizado el grupo durante sus 30 años de vida profesional. En entrevista, Mauro Mendoza, el fundador y director de la emblemática compañía mexicana, habló de los pormenores de esta pieza que se convierte en un parteaguas en la historia del grupo. La producción fue realizada gracias a la beca que recibe la compa; ía del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), en el Programa México en escena. También recibe el apoyo del productor Javier López Miranda, director del PAB. A la pregunta de por qué un cabaret para niños, el creador respondió que, en principio, "porque nunca nos dejaban entrar a estos lugares". Mendoza explicó que la idea era crear un proyecto lúdico, inspirado en el género de cabaret o el music hall que, en su origen, siempre fue una forma de entretenimiento sano, donde tenían cabida varias disciplinas artísticas. Además, es la posibilidad que tiene el grupo de rescatar un formato que se extingue. El actor considera oportuno aclarar que su proyecto está más apegado al formato de las llamadas folies, que eran espectáculos más fastuosos en comparación el tradicional cabaret y que las generaciones de hoy ni siquiera conocen. "Ante ese panorama quisimos presentarles a los pequeños un proyecto con estas características que difícilmente podrán ver en otro lado. Al mismo tiempo, es la oportunidad de que los adultos recuerden este teatro, del que sólo nos queda El Blanquita". En Trupefolis se recupera este formato escénico del pasado, poniendo más de 20 artistas en el escenario, una gran escenografía y géneros musicales que se ha asociado exclusivamente a los adultos, como el danzón y el cha cha chá. Como lo establece el género, estará conformada por varios sketch y números musicales que se desarrollan durante una hora y 20 minutos. Sigue. Es Trupefolis/dos/minutos. La innovación escénica que la compañía le inyectó al género es la inclusión de multimedia y efectos especiales, de tal forma que sea una propuesta vanguardista: "No queríamos dar la imagen de un cabaret decadente, integrado por artistas menores y una producción pobre, sino exaltar las bondades escénicas que tenían las folies". Mendoza consideró oportuno aclarar que el mensaje no es incentivar a los niños para que vayan a centros nocturnos, sino formarles un criterio y un buen gusto por las manifestaciones artísticas. De hecho, algunas de las temáticas que se abordan en los sketches están relacionados con los juegos tradicionales infantiles, hoy casi extintos. "Es un divertimento que no está peleado con las generaciones. Lo mismo puede ser gozado por un niño que por un adulto. En el caso de nuestro espectáculo, no estamos recurriendo a la picardía como se acostumbraba, simplemente estamos ofreciendo una revista internacional con números aptos para toda la familia". Este último punto es fundamental para la compañía: hacer una obra que logre reunir a la familia, ya que Mendoza se muestra preocupado por la diversidad de entretenimiento que existe en la actualidad y que está separando a los hijos de los padres: "Los menores ahora se enchufan a una computadora o a la televisión, mientras la mamá está dedicada a otra cosa y el papá ve el futbol. Ahora cada miembro tiene su propia diversión sin tener un mínimo contacto. Así que es gratificante montar un espectáculo que es sano y es punto de reunión familiar". Mendoza está convencido de los efectos positivos que Trupefolis traerá consigo en los espectadores, quienes saliendo de la función, se pondrán a recordar o a descubrir más cosas del pasado: "La idea es que todos digan: vámonos juntos al cabaret, como si en verdad se pudiera hacer en la vida real". El y su grupo se sienten muy satisfechos, porque han logrado montar no sólo el espectáculo más grande que han tenido en cuanto a logística, sino majestuoso en cuanto contenido y estructura gramática. "Hemos logrado una producción ideal para cualquier compañía. Evidentemente tienen que pasar muchos años para alcanzar ese sueño y hoy lo estamos realizando, ofreciéndole al público un trabajo de gran calidad", consideró. El histrión aseguró que el momento que vive la compañía los hace meditar en su labor. Si bien es cierto que siempre se han preocupado por ser profesionales en cada montaje, a veces la escasez de recursos económicos les ha impedido producir obras como Trupefolis.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.