Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mmasportcenter.net escriba una noticia?

UFC 112 ¿Invencible?

11/04/2010 11:07 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

LA FELICIDAD: MANEJAR EL MIEDO

Frank Edgar

Frank Edgar: La Respuesta

LA RESPUESTA: FRANKIE EDGAR

Cuando dos peleadores entran a la jaula se da por sentado que son valientes… sin embargo algo que distingue a pocos es el atrevimiento, tener las agallas de ir en contra de todo pronóstico e imponer su estilo para desafiar a la grandeza.

No hay peleador invencible, no hay peor lucha que la que no se hace, no hay sorpresa, sólo decepción ante un monarca que no cumplió la misión y cedió su corona.

El pedestal en que ubicamos a los campeones puede ser sacudido con determinación, entrega, disciplina y sobre todo voluntad. No sólo basta tener una metódica preparación técnica, no sólo bastan las agallas, el corazón, hay que tener la valentía extra de ingresar a la jaula con osadía para imponer su carácter.

El temor queda desestimado siempre que hablamos de peleadores. Son guerreros admirables, arrojados gladiadores que merecen admiración. Cuando alguien se destaca por mostrar mayores bríos que uno de los mejores de la historia, simplemente acabamos de presenciar algo fenomenal.

Respondió ante el reto de enfrentar a un grande.

Frank Edgar es el nuevo campeón ligero del UFC, venció de manera unánime a BJ Penn. The Answer’ despojo al Prodigio Hawaiano de su corona y halo de invencibilidad en las 155 libras. Cuando entró al octágono en Yas Island, Abu Dahbi, dejó fuera a los prejuicios, al miedo y profecías, entró sabiendo que él era único responsable de su destino y para cumplir un sueño tenía que estar convencido: en cualquier noche puedes vencer a quien sea y en esa noche, Frankie lo sabía, era su turno de vencer al mejor.

Cuando BJ Penn observó las fintas, movimiento de pies y fue conectado por las manos de Edgar, comprendió que esa noche no era suya, que su retador era un hombre determinado, sin miedo y confiado en las habilidades pulidas en el gimnasio. El hawaiano se conformó con perseguir y contraatacar al nuevo monarca, no se atrevió a utilizar su formidable juego de piso cuando se lo pidieron en su esquina. Quizá por alguna limitante física o estratégica. Quizá con soberbia (mal llamado exceso de confianza). El caso es que de manera inexcusable "The Prodigy" no se pudo imponer.

Podríamos hablar de que se han acortado las distancias entre el campeón y sus retadores, de que los peleadores de nuestro día son mucho más completos que los del pasado, resaltar como las preparación física y técnica está en su punto más alto: pero eso no es lo relevante.

Simplemente hemos observado la evolución del deporte que apreciamos. No tanto la evolución técnica, porque el boxeo de Frankie tiene huecos y fallas. El 10 de abril observamos el avance de un peleador que los conocedores prejuiciados condenábamos a las 145 libras, el perfeccionamiento del término determinación, de pelear con coraje, entrega y sobre todo, la culminación de un sueño. La improbable transformación de un wrestler de escaso tamaño (en la división liviana) a ser el nuevo parámetro en la categoría más completa y dinámica de las Artes Marciales Mixtas (AMM).

Ahora viene lo difícil para el señor Edgar, así de arduo como fue vencer a BJ, lo trascendental será verlo defender su fajín, ese que ni siquiera estaba bien calibrado a su tamaño de cintura. Al igual que el cinto, tendremos que ajustarnos, no tanto a tener un nuevo campeón, sino a la idea de que las AMM nunca nos dejaran perder la capacidad de asombro.

Una victoria sobre el miedo parece más inalcanzable que derrotar a ese gran campeón. Tal vez la clave no es ausencia de miedo, sino saber cómo lidiar con él, mostrar confianza, valor y emplear esas dudas que nacen al interior para mejorar. Llegar con tanto miedo a la derrota que se genera una victoria extraordinaria.

Al leerse la decisión muchos escuchamos sorprendidos el margen de algunas tarjetas, porque la pelea fue cerrada, reñida, donde BJ tuvo meritos para ganar, pero me parece que de manera justa se coronó a quien pudo imponer su voluntad, llevar el ritmo del pleito donde le era más conveniente. Emplear una estrategia inteligente. Si bien, ni Edgar ni BJ estuvieron en riesgo de ser liquidados, la clave es que Frankie sobrepuso los contraataques de Penn en los primeros dos rondines y nunca quito el pie del acelerador, con las manos bien fijas en el volante. Salió a proponer su pleito y logró imponer su estrategia. Quizá podriamos argumentar sobre la ridiculez de la tarjeta presentada por el inepto Douglas Crosby (esa pelea no fue 50-45), o resaltar que BJ Penn conectó más golpes limpios en sus replicas (ver el reporte de Fight Metric), quizá era 48-47 para el Prodigio, pero no lo fue.

Aún así, los principales meritos del intrépido Edgar son adjetivos que parecen sinónimos: voluntad, determinación, ausencia de miedo, audacia y capacidad para sorprender al mundo. En ellos encontró la respuesta al enigma, logró la felicidad y parafraseando a los clásicos: "El campeón ha muerto. ¡Viva el campeón!"

Que tengan una fenomenal semana pero sobre todo: ¡Disfruten de las peleas!

El AUTOR de la columna es Víctor Reveles, conductor del programa radial COMBATE en COMBATERADIO.com y el texto es EXCLUSIVO para MMASPORTCENTER.NET, favor de poner la liga directa al texto para su copia o uso.

Sobre esta noticia

Autor:
Mmasportcenter.net (989 noticias)
Fuente:
mmasportcenter.net
Visitas:
1591
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

carlos (27/04/2010)

los mejores estan en el ufc