Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sabinista escriba una noticia?

Un Joaquín como Sabina

13/08/2009 02:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

?Pongamos que hablo de Madrid? o de París, Nueva York, Roma, Buenos Aires, Monterrey o la ciudad de México?"

“Pongamos que hablo de Madrid… o de París, Nueva York, Roma, Buenos Aires, Monterrey o la ciudad de México… la incivilizada civilización se hace de todo a su paso; las mentes y los momentos, las horas de ahora y los minutos de ayer; una producción en serie de seres sin quehacer, de rumbos sin sentido, de palabras huecas, sonidos sordos y esencias mudas… peces de ciudad que no merecen nadar…

El Flaco… más flaco de lo que fuera ayer, busca desesperadamente la sombra que, como a Peter Pan, le robaron; la mandrágora hace eco a sus comienzos y no se atreve a pensar en las palabras que tendría que expresar a manera de despedida… su voz sigue aconsejando con más de cien mentiras a todos aquellos que sin saber por qué se rindieron, se hospedaron en aquel hotel barato que se encuentra justo en la Calle Melancolía y se convirtieron en sus huéspedes de honor…

La Barbie, la princesa y la chica aquella de las medias negras, deambulan por las calles; aves de paso en cuyos pañuelos, ya no alcanzan a curarse los fracasos; la nostalgia de la mina que alguna vez se mofara de la suerte del sol, hace hoy monigotes de miga de pan a la espera de una canción que sabía, o que al menos sabe que alguna vez escuchó…

¡Paternina, por favor! o al menos un whisky sin soda, para brindar por el talante elegante de la palabra incisiva, de la rima consonante, de la sabiduría del pueblo, de la filosofía de cada día… levantemos nuestros copas para brindar por los millares de momentos compartidos en la compañía de su lejanía, por los cientos de besos que pudieron darse bajo la promesa de que, si el amanecer nos sorprendía, existía una garantía de que lo pasaríamos bien…

Desde el otro lado del espejo, una dinámica tortuga apura a su reflejo; 19 días más tarde y 500 noches después, ha llegado a la conclusión de que hay motivos de sobra para decir adiós, para emigrar a ése lugar enigmático en donde habita el olvido, para sentarse a recordar a los buenos amigos, los buenos licores y las notas musicales; las que en su guitarra, se convirtieron en la mejor caricia del alma que apenas ayer vendimos… por amor…

Sí, es verdad, es innegable; algún día el eclipse no será solamente de mar, será un eclipse de vida, y ése día el mundo será un lugar un poco más pequeño, un poco peor… pero tanta vida, tanta música y tanta intensidad tendrán que perdurar por muchas generaciones más…

Es su nombre Joaquín, Úbeda fue su cuna… y hoy, el mundo entero es su nación… porque han pasado por la tierra muchos joaquines, pero sólo uno… como Sabina…”


Sobre esta noticia

Autor:
Sabinista (9 noticias)
Visitas:
534
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.