Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lavozdetexcoco escriba una noticia?

“Un político pobre es un pobre político”

07/10/2009 02:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Frase de Hank González, lider del Grupo Atlacomulco

Cuando Carlos Hank González dijo aquello de que “un político pobre es un pobre político”, se refería al hecho de que si un político no era capaz de consolidar aunque sea una modesta fortuna para la familia, no sólo es un imbécil sino también un irresponsable y por lo tanto un mediocre cuyo trabajo es tan mediocre como su mediocre patrimonio.

Supongamos que los estados de cuenta de funcionarios y ex funcionarios que han sido exhibidos sin pudor y con mucha liviandad son verdaderos. Una práctica común de todo aquel que, habiendo formado parte de la administración pública, y estando metido en medio de un escándalo público, quiere mostrarse como un pobre venadito que habita en la serranía, a pesar de la casita chiquita con jardines, alberquita y calefacción central. Es decir, creámosle a estos niños mimados de la burocracia gubernamental y partidista como Rosario Robles, René Bejarano y Adolfo Llubere que, en efecto, tienen tres pesos en el banco. Esto significaría que su paso por los puestazos no resultaron fecundos.

Torpemente, quienes muestran sus modestísimas, casi ridículas, cuentas bancarias con un extraño orgullo rayano en la palurdez, suponen que la gente se va a conmover por rendirle culto a la austeridad republicana. Nada más falso. El pueblo lincha y señala —esencialmente más por envidia que por justicia— a quienes cultivan el viejo deporte del enriquecimiento inexplicable, pero es todavía más severo con los profesionales de la humildad. Aunque los mexicanos odien a Salinas y al subjefe Diego, por lo menos respetan que no anden ahí ocultando sus inmensos recursos; en cambio, hay pocas cosas que le repateen tanto el hígado a nuestros connacionales que un ricachón de clóset que, a pesar de darse una vida de pachá, ostente el mendrugo de moneda que tiene en su cochinito.

De ahí que, al final de sus días, los bonos de López Portillo cayeran en picada, sobre todo cuando decía estar al borde de la indigencia mientras la revista ¡Hola! le hacían un pictorial, muy pipirisnais en una mansión en Las Lomas. Por eso, y por andar diciendo que iba a “defender el peso como un perro”, todos aplaudimos cuando se supo que Sasha Montenegro lo trataba peor que civilización canadiense a las focas.

Además, al exponer sus patéticos balances fiscales lo único que hacen es ahuyentar a los futuros funcionarios de la patria que, al ver tan deshonrosos emolumentos, mejor se van a meter de contrabandistas, fayuqueros, narcos o, ya en el peor de los casos, les pedirán chamba a Estrada Cajigal o a Carlos Ahumada, que no es lo mismo pero es igual.

La imagen captada por Octavio Hoyos, el bad boy de la lente indiscreta, en la edición de MILENIO Diario del sábado 18 no puede ser más reveladora y pornográfica. Solo con su soledad, solo con sus sentimientos, Jesús Ortega se mira ausente, ensimismado, está como ido, desprovisto de su habitual corbata amarilla perredista que se quedó seguramente en la lavandería toda percudida. A un par de metros, Zeferino Torreblanca, gobernador desgobernado de Guerrero que ha pasado con más pena que gloria, en pleno ejercicio del discurso anual para autoelogiarse por quién sabe qué desconocidos logros.

Después de Godoy, quizá sea Ortega el hombre más solitario de la política mexicana tras el michoacanazo electoral recibido el 5 de julio, producto sin duda de uno de lo más común entre los miembros del Instituto Chuchístico de Verano, la guanajuatización A/H1/N1. Ni siquiera Marianita, su intrépida cocinerita con la que se suponía que con ella sí ganaba la gente, ha venido a consolarlo cuando después del recuento de los votos se supo que había sido derrotado en todos los frentes, incluso, lo más penoso, por Juanito.

La vida es triste cuando eres el rey del anticlímax y todos te quieren linchar.

Pero ahora, al verlo acosado por el Catémoc Cárdenas con su tribu de lazaritos que lo quieren gobernar, comienzo a sentir simpatía por don Chucho. Sobre todo cuando en un acto impensable que le podría costar una reservación en el infierno de las águilas que se desploman, bajó al ingeniebro del pedestal de los profesionales del liderazgo moral.

Apoyemos al Jesús en su vía crucis, porque, como van las cosas, es muy probable que sus amigos de la PGR lo acusen de formar parte de la banda de los Petriciolet. En México somos tan generosos que a una sola víctima la pueden aniquilar hasta dos bandas al mismo tiempo.

Al rato nos van a decir que el asesino del joven Martí fue alguno de los tres Aburto.

Qué padre que los Petriciolet, a los que no los conocían ni en su casa, ahora resultan ser los verdaderos malos de Malolandia. Además de la muerte de Fernando Martí y del secuestro de las hermanas de Thalía, todo indicará que seguramente estuvieron involucrados en la tragedia de Hermosillo.

Igual hasta estuvieron metidos en lo de Jacinta Francisco Marcial, a quien la CNDH ha puesto en duda su capacidad para secuestrar a seis afi. Digo, si en efecto la señora es una chucha cuerera, deberían reclutarla para apaciguar al Tuta en Michoacán. O que Ortega la jale de guarura.


Sobre esta noticia

Autor:
Lavozdetexcoco (20 noticias)
Visitas:
15322
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.