Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Da Cunha Lopes escriba una noticia?

La única "revolución" acceptable en el siglo XXI es defender el "estado de derecho"

28/06/2014 14:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la conturbada situación de Michoacán debemos pensar la complejidad, la complementariedad y los desencuentros del desarme, de la desmovilización y de la reinserción de los grupos paramilitares, como elementos ineluctables

La única "revolución" acceptable en el siglo XXI es defender  el "estado de derecho"

Por Teresa Da Cunha Lopes

 

En la conturbada situación de Michoacán debemos pensar la complejidad,  la complementariedad y los desencuentros del desarme, de la desmovilización y de la reinserción de los grupos paramilitares, como elementos ineluctables . 

 

No cometer errores que otros hicieron antes y tener bien presente  la complejidad de la situación sobre el terreno en Michoacán, rechazando  la simplificación absurda entre "buenos y malos" que circula en los titulares periodísticos y en las redes sociales, deberían ser dos elementos centrales en la reflexión sobre los recientes eventos y sobre el diseño de la estrategia actual de seguridad . ¿Pero están presentes estos dos elementos en el centro del debate ? 

 

Lo dudo . Un punto de partida para evitarmos caer en el  primero precipicio debería ser el estudio detallado del caso Colombia. 

 

Un segundo punto de partida, debería partir de la contestación, por cada uno de nosotros, a una simple pregunta (ejercicío individual e introspectivo) : ¿ realmente queremos civiles armados en nuestras calles, por ejemplo en Morelia ? 

 

Para el primero punto, les dejo un enlace de referencia al caso Colombia, como lectura previa a otros documentos y fuentes, consultable en http://www.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Publicaciones/documents/2010/estu_tematicos/Los_procesos_desarme.pdf , que nos puede ayudar a ubicarnos sobre la complementariedad y desencuentros del desarme, de la desmovilización y de la reinserción de los grupos paramilitares arriba referida.

 

Como respuesta a la pregunta del segundo punto: creo que no, sinceramente no lo queremos. Es altura de no tener  miedo y de afirmar "ya basta". El tiempo de las autodefensas ya pasó. Las vías política, electoral y constitucional deben de ser las únicas en el horizonte de los michoacanos. 

 

La revolución de que nos gusta tanto hablar, debe ser entendida como una revolución de comportamientos, en el marco de una convivencia democrática, con total respecto a los derechos humanos y tendiente a eliminar todos los discursos y actos discriminatorios contra  la diversidad de aquellos que comparten un mismo terreno neutral de la republica laica. 

 

No, una añoranza por el terror de la sangre derramada y por derramar, no cobijar grupos y personas que, por muy bien intencionados que puedan parecer, sólo pueden llevarnos a la vía del horror  de nuevos feudalismos militarizados y a la división fraticida al interior de nuestras comunidades.

 

 Citando al Padre de la Patria Morelos y Pavón, frente a la injusticia quiero ""Que todo el que se queje con justicia, tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario", o sea quiero un estado de derecho, no un estado previo a la "guerra civil". Quiero un sistema constitucional que funciones. Un estado que tome sus responsabilidades en materia de seguridad. No un enmascadrado en la esquina de la calle armado con un AK 47 que me imponga por la fuerza la manera como él me quiere defender de lo que define unilateralmente como "mis" prioridades. 

 

Bajo este punto de vista, la detención de Mireles es tan necesaria y urgente como la detención de La Tuta. No podemos quedar en la dicotomia del "bueno y del malo", cuando ambos son una amenaza directa  a la democracía, a las libertades y al  estado de derecho. Sin embargo, la ejecución fulgurante de la detención del primero, cuando el segundo parece gozar de impunidad y los familiares incómodos de los ex-gobernantes no son procesados, prende los "focos rojos"  en la entidad. Estos "focos rojos" no se apagan con el reenvío del caso Mireles a la jurisdicción federal de la PGR. Esta medida, si bien justificada por el presunto delito de ámbito federal, coloca al ejecutivo estatal en la posición de Pilatos, o sea de aquel que se "lava las manos". 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Da Cunha Lopes (231 noticias)
Visitas:
319
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.