Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Hace valer Edgar Degas su condición de maestro de la pintura

18/07/2010 07:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vigencia de un artista se mide hoy por el éxito que alcanzan sus obras en las grandes subastas, tal es el caso del impresionista francés Edgar Degas, cuya “Escena de un burdel” se vendió recientemente en 516 mil 750 euros. Se trata de un cuadro en el que aparecen prostitutas derrochando champaña, vestidas con muy poca ropa y mostrando sus inquietantes medidas. La obra fue vendida en París, por Sotheby´s, como parte del lote de Ambroise Vollard, en una jornada que los amantes del arte esperaron por años, dada la historia y mística de la colección, en la que también había obra de Renoir, Cezanne, Gauguin y Picasso, entre otros grandes maestros. El pintor, escultor y grabador francés Edgar Degas, quien nació en París, el 19 de julio de 1834, es autor de composiciones innovadoras, magistrales dibujos y un perspicaz análisis del movimiento, que lo convirtieron en uno de los maestros del arte moderno de finales del siglo XIX. Descendiente de una familia acaudalada de banqueros, Degas estudió en la escuela de Bellas Artes con un discípulo del pintor neoclásico Jean Auguste Dominique Ingres, con quien desarrolló una destacada técnica como dibujante, que se convertiría en una de las características más sobresalientes de su arte. A partir de 1865, influido por el movimiento Impresionista abandonó lo académico para dedicarse a una temática contemporánea, pero a diferencia de los impresionistas, prefirió trabajar en su taller y no le interesó tanto el estudio de la luz natural. Su estudio de los grabados japoneses lo llevó a experimentar con ángulos de enfoques inusitados y composiciones asimétricas, que derivaron en un estilo particular que representó una alternativa relacionada con el impresionismo. Le gustaban los temas de teatro y del ser humano, por lo que en sus obras los representaba, así como cafés, teatros de variedades o gabinetes y carreras de caballos. Entre sus temas favoritos también destacan las bailarinas de ballet, mujeres jóvenes bañándose, sombrereras y lavanderas, estudios en los que cultivó una objetividad absoluta, intentando atrapar las posturas más naturales y espontáneas de sus modelos. Sus obras suelen presentar los bordes cortados, como es el caso de "Los bebedores de absenta" (1876) y "Ensayo de ballet" (1876). De acuerdo con los datos biográficos, es hacia 1880 cuando el pintor comienza a perder la visión, y ante tal situación opta por trabajar con dos medios nuevos que no requerían gran agudeza visual: la escultura y el pastel. En su escultura, al igual que en su pintura, Degas intentó atrapar la acción del momento y sus bailarines de ballet y desnudos femeninos están representados en poses que evidencian los esfuerzos físicos de las modelos. Mientras que la técnica del pastel la utilizó para crear dibujos de gran viveza y fluidez, aunque con pocas figuras. Su deficiencia visual lo obligó a prescindir del detalle, pero en cambio, recurrió a los colores brillantes y a los gestos de gran expresividad, por lo que a pesar de las limitaciones, esas obras son de gran elocuencia, expresividad y grandiosidad, no alcanzada por ninguna de sus creaciones anteriores, según la crítica especializada. Como escultor, Degas mostró una propuesta seria; sus temas preferidos fueron la bailarinas y los caballos, todas sus esculturas están llenas de movimiento. Es notable su contribución en el manejo del espacio pictórico, al introducir puntos de corte antes no experimentados, la innovación del encuadre y la angulatura oblicua de las obras y la multiplicación de los puntos de vista del pintor que lo sacaron de su posición estática dentro de la obra. Entre sus obras destacan "La mujer de los crisantemos" (1865), "El café concierto des Ambassadeurs" (1876-1877), "La clase de baile" (1872) y "Las planchadoras" (1884), por mencionar sólo algunas. Edgar Degas no gozó de gran fama en su época y su auténtica dimensión artística fue valorada hasta después de su muerte, ocurrida el 27 de septiembre de 1917 en París, Francia, a la edad de 82 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
387
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.