Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Grandespymes escriba una noticia?

Valores empresariales que no pueden faltar en tu negocio

02/07/2021 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Anna Pérez

Los valores corporativos definen en muchos sentidos la naturaleza de las empresas, sus actuaciones y prioridades y la manera en que entienden la actividad comercial. Es decir, son una parte esencial de su identidad.

Cada empresa tiene sus propios valores corporativos. Algunos de ellos son resultado del deseo y la voluntad de quienes están al frente de su gerencia. Otros, por el contrario, nacen de las necesidades y compromisos que los negocios adquieren con su entorno, siendo determinante la relación con los clientes.

¿De qué hablamos en realidad cuando nos referimos a los valores empresariales o corporativos? ¿Cómo se inculcan? ¿Cuáles entran en el ámbito de la ética?

Antes de entrar en detalles, vayamos por partes

¿Qué son los valores de una empresa?

Los valores corporativos son el conjunto de principios éticos y profesionales que orientan las acciones y actitudes de la empresa. Son aquello que refleja la propia esencia, identidad y espíritu de la empresa.

Las personas actúan de una determinada manera porque sus valores les empujan a hacerlo así. Lo mismo ocurre con las empresas que, al fin y al cabo, son un organismo vivo compuesto por sus distintos integrantes.

A la hora de definir los valores de una empresa también entran en juego elementos como los grupos de interés, el modelo directivo, las expectativas y las características competitivas.

Algunos especialistas del sector empresarial creen que la clave para definir los valores corporativos pasa por un elemento concreto: comprender que nuestro negocio es un valor corporativo en sí mismo, es decir, una corporación ligada a ciertos principios que definen su relación con los consumidores y con el medio.

Muchas empresas lo que hacen es definir sus valores corporativos partiendo de lo que quieren representar y cómo quieren mostrarse a sus clientes y/o colaboradores. No obstante, esa definición no quiere decir que siempre se cumpla, por lo que estaríamos hablando de valores no identificativos o una mera declaración de intenciones.

Este conjunto de principios de los que hablamos deben integrarse en la cultura interna de la entidad y se demuestran en la totalidad de acciones, tanto con su público externo como interno.

¿Por qué son importantes?

Cuando una empresa tiene fundados unos valores sólidos y los transmite adecuadamente a todos sus integrantes, el funcionamiento de la empresa es más eficaz, ya que todos pueden disponer de unos principios en lo que identificarse, de una guía sobre la que orientar sus acciones y ser respetados.

En la mecánica del desarrollo de actividades profesionales de una empresa influyen muchos factores, uno de ellos es la motivación y el sentimiento de pertenencia a un equipo, a una entidad u organización. Ambos factores se impulsan a través de los valores corporativos, por ejemplo, en la manera de reconocer un trabajo bien hecho, en la forma de tratar con los clientes o proveedores, dictar los procesos del trabajo mediante el deseo de satisfacer a los demás, etc.

Los valores de una empresa equivalen al establecimiento de las siguientes ventajas:

  • Son los cimientos de una cultura organizacional consolidada con la que diferenciarse
  • Establecen patrones de conducta y de toma de decisiones
  • Facilitan la implementación de estrategias empresariales
  • Estimula a los trabajadores al cumplir satisfactoriamente con los objetivos de la empresa
  • Brindan una imagen corporativa amigable en clientes, proveedores, empleados y demás agentes implicados

¿Cómo aplicar los valores en una empresa?

Si lo que queremos es inculcar una serie de valores para que la conducta y principios de todos sus integrantes vayan en la misma sintonía, conviene seguir algunos pasos.

Estas son nuestras recomendaciones:

  • Define por escrito los valores corporativos y con total honestidad. Para ello, tendrás que asegurarte de que son fáciles de interpretar y escapan de ambigüedades.
  • Escoge a los empleados y profesionales con los que quieres trabajar en función de estos valores. Al igual que cuando queremos hacer amigos lo primero que tenemos en cuenta es la personalidad de los mismos, tienes que comprobar que los valores de tu empresa se identifican con tus trabajadores.
  • Ayuda a la hora solucionar algún problema explicando la razón de ese tipo de acción e incidiendo en la importancia de ese valor para la empresa.
  • Aprovecha las nuevas tecnologías para resaltar los valores empresariales y sigue una estrategia para trabajar la imagen de marca en: redes sociales, newsletter, blog, la creatividad y mensajes de tus anuncios on y off line, etc.
  • Genera confianza y emplea las reuniones o videoconferencia para resaltar los valores corporativos o aquello que realmente queremos transmitir.

¿Cuáles son los valores de la ética empresarial? Ejemplos

Existen determinadas marcas que, de tanto insistir en ello, llevan aparejados ciertos valores empresariales y es imposible dejar de concebirlos cada vez que vemos su logo o su eslogan en una campaña publicitaria.

No obstante, independientemente del sector del comercio o del tipo de negocio del que hablemos, la labor empresarial se define por una serie de valores innatos que en ningún caso pueden obviarse. ¿De qué valores estamos hablando?

1. Confianza

En muchas ocasiones generar confianza puede ser clave para que los clientes crean en lo que haces en tu empresa, por no hablar de que el rendimiento y el trabajo en equipo también saldrán beneficiados.

Cuando hablamos de confianza como valor empresarial nos referimos a la calidad de las relaciones que se establecen en el interior de una empresa. Si las dinámicas son fluidas y eficaces, el nivel de confianza entre los trabajadores será alto y las relaciones muy productivas. Esa misma confianza se transmitirá en el momento de tratar con los clientes.

¿Cómo generamos confianza? Además de poner en práctica los siguientes valores de ética empresarial, tendremos que crear una conexión, un determinado vínculo personal con los empleados, dar crédito y otorgar suficiente autonomía.

2. Transparencia y cultura abierta

La veracidad y transparencia en una empresa da también mucha confianza y permite proyectar una imagen positiva en los demás.

Aunque por supuesto no toda la información corporativa puede ser pública, sí que es necesario que los miembros de una compañía puedan acceder a los datos o estados de cuentas de interés colectivo. Los negocios deben ser abiertos para promover la participación de sus miembros en la toma de decisiones.

Asimismo, la transparencia y tener en la empresa una cultura abierta demuestra integridad, que es otro de los principios de la ética empresarial de la que queremos hablar.

3. Responsabilidad

Los pilares del código ético de cualquier empresa deben incorporar responsabilidad, respeto, transparencia, integridad e innovación.

Ser responsable es adquirir conciencia de las decisiones que se toman durante la gestión empresarial. Implica la manera de afrontar esas decisiones para tratar de dignificar las acciones que vayamos a emprender. Esta responsabilidad es tanto interna como externa: hacia los propios trabajadores y hacia los clientes y el entorno en general. Además, supone el respeto de ciertas normas y leyes.

4. Integridad

Una empresa es íntegra cuando se presenta ante sí misma y ante los demás tal como es. No es más ni menos de lo que ya es. Y, encima, tiene claro que cada una de sus actuaciones debe estar regulada por la moral.

Como hablamos de valores empresariales en el terreno de la ética, la moral de una empresa es fundamental. Debemos ser coherentes con los valores que defendemos en la empresa y actuar en consecuencia, algo que todos apreciarán muy positivamente.

5. Disponibilidad al cambio

Las empresas deben estar dispuestas a adoptar cambios cuando sea necesario. Si son demasiado estáticas, generalmente dejan de ser productivas a medio o largo plazo. La disponibilidad al cambio se define como innovación, apertura, búsqueda de nuevos mercados y proyección.

6. Pasión

La pasión juega un rol fundamental en el éxito de la empresa, nos permitirá mejorar el clima laboral, ser más productivos y, al mismo tiempo, más innovadores. La razón de que la consideremos un valor empresarial importante es que esto es algo que se debe reflejar en la conducta y el equilibrio de la empresa.

Además, no hay nada más contraproducente en términos empresariales que un negocio que no inspire pasión por su actividad. Pasión es querer lo que hacemos y luchar día a día por mejorar lo que ofrecemos.

7. Transformación

Un último valor corporativo que no debemos olvidar es el de la capacidad de las empresas por generar cambios en el entorno en el que operan. Esto tiene que ver con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y con extender los beneficios de la actividad comercial a otros ámbitos. Recordemos que la Responsabilidad Social Corporativa está destinada a mejorar el entorno social, económico y ambiental mediante una serie de acciones socialmente responsables que, sin duda, incrementan la valoración de una empresa.

No olvides que las empresas no son islas, sino que forman parte activa de los contextos y escenarios.

Fuente https://www.obsbusiness.school/blog/valores-empresariales-que-no-pueden-faltar-en-tu-negocio


Sobre esta noticia

Autor:
Grandespymes (5849 noticias)
Fuente:
grandespymes.com.ar
Visitas:
756
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.