Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Vehemente y apasionada entrega de “Elisa y amigos” en Bellas Artes

21/02/2012 02:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vehemente y apasionada fue la entrega de “Elisa y sus amigos”, gala que la víspera se presentó en el escenario del Palacio de las Bellas Artes, a cargo de la mexicana internacional Elisa Carrillo Cabrera y una pléyade de estrellas originarias de diversas naciones de América y Europa. A través de un video y a manera de bienvenida al público que abarrotó la Sala Principal del máximo recinto del arte en México, la primera bailarina del Ballet de la Ópera de Berlín, nacida en Texcoco, Estado de México, aseveró que “mientras más lejos estoy más valoro lo que tengo acá en México”. Elisa Carrillo destacó que estar en Bellas Artes “es hacer realidad un sueño”, y externó su beneplácito por el reconocimiento que tiene en su país al ofrecer la “Gala de Estrellas: Elisa y amigos. Los apasionados de la danza”, junto a las grandes estrellas de los ballets Bolshoi, Kirov, Berlín, Stuttgart y Nueva York. Rodeada de amigos, bailarines, coreógrafos, maestros y toda clase de personas inmersas en el mundo del ballet, la extraordinaria bailarina agradeció a su país y al Instituto Nacional de Bellas Artes, que dirige Teresa Vicencio Álvarez, por el apoyo que siempre le han dado para alcanzar sus objetivos profesionales. “Espero que el público salga de aquí contento. Esa es la pasión que tengo…”, señaló, y las luces se apagaron para dar paso al espectáculo. A cada número, un aplauso. A cada interpretación, una prolongada ovación. El inmueble palpitó como pocas veces desde su apertura, la noche del 29 de septiembre de 1934. Vladimir Malakhov, Mikhail Kaniskin, Iana Salenko, Dinu Tamazlacaru y Nadja Saidakova, bailarines del Ballet de la Opera de Berlín, acompañaron a la bailarina mexicana, egresada de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del INBA, plantel que, confesó, siempre lleva en la mente. También Semyon Chudin, del Ballet Bolshoi; Ashley Bouder y Jared Angle, del New York City Ballet; Evan McKie, del Ballet de Stuttgart, y Anastasia y Denis Matvienko, del Ballet Kirov, actuaron con y para la estrella mexicana en un programa fino, confeccionado con la delicadeza de quien hace un pastel. Dicho programa estuvo integrado por coreografías que tienen un significado importante en la vida de Carrillo, es decir, obras de Marius Petipa, Jean Coralli, Jules Perrot, Edward Liang, John Cranko, Mauro de Candia, Edward Clug, Christian Spuck, William Forsyte y George Balanchine, sus ídolos de siempre. Uno de los momentos cumbres de la noche fue el estreno mundial de la pieza coreográfica “La llorona”, original de Xenia Wiest, con música en vivo a cargo de la soprano Gloria de la Cruz y Los Trovadores de Rogelio Gaspar. Obra muy querida porque al estar lejos de México, la bailarina reconoció que le toca sensiblemente el corazón. La “Embajadora de la cultura de México”, como la declaró recientemente la Cámara de Diputados de esta nación, vio cumplido su sueño. El público la vitoreó hasta el cansancio y, luego, lo menos que las autoridades culturales le ofrecieron fue una cena de gala, con amigos y familiares, ricas viandas y vino.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
59
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.