Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Vende galerista francés ediciones limitadas de Estatua de la Libertad

08/07/2011 11:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Contribuir al reconocimiento del escultor Augusto Bartholdi como un gran artista, es el principal objetivo de la iniciativa tomada por el galerista francés Guillaume Duhamel, de reproducir la Estatua de la Libertad. En entrevista telefónica con Notimex, Duhamel explicó que tuvo la idea de imitar un molde de yeso original que utilizó Bartholdi en 1878 para la realización de la famosa estatua, cuya figura más famosa se encuentra en Nueva York, y reproducirla en 12 esculturas de bronce para ponerlas a la venta. Desde París, explicó que su mayor frustración durante el proceso de reproducción de la obra fue el no poder tocar la edición original de 2.86 metros, pues la escultura ya es muy vieja para ser movida. "Es como tener un tesoro frente a ti, pero hay un vidrio que te impide tocarlo, lo tienes, pero no", dijo. El vendedor es un comerciante de arte que se especializa en los artistas plásticos Pablo Picasso y Jean Dubuffet, entre otros. La historia comenzó en 2006 cuando Duhamel visitaba el Museo de Artes y Oficios en París, a lado del salón de clases de la escuela de su hijo. Allí admiró a la mujer de rostro familiar con la antorcha en la mano y la corona de puntas y se quedó pensativo. Al otro día llamó al museo para investigar acerca de la pieza. En ese momento supo que su proyecto de vida era ése. El también fundador de la consultoría especializada en arte Duhamel Fine Art realizó un trato. Él se encargaría de reproducir 12 piezas, el recinto cultural se quedaría con la primera y las demás las podría vender a placer. "Era un buen negocio, el museo no es visitado más que por franceses y alumnos de escuelas, pero no por turistas seguidores, además de que es desconocido internacionalmente", aseguró. Según el gobierno francés, si se desea hacer una edición original de cualquier figura se necesitan cumplir con tres requisitos: primero, que nunca antes se haya utilizado la pieza para este tipo de trabajos. Segundo, que las reproducciones tengan exactamente las mismas dimensiones que el original, y tercero, que se realice una edición limitada de 12 piezas con su respectiva enumeración. Al no poder tocar el original, Duhamel vio frustradas sus esperanzas de llevar a cabo su proyecto. Fue en 2008 que la compañía francesa 7Dworks ofreció su innovadora técnica: escanear la escultura y dibujar un modelo digital del mismo, sin tocarlo, con una tolerancia de espesor de un cabello; una reproducción prácticamente idéntica con la cual se podría preparar el proceso de fundición, la cual dura tres meses por pieza. "Hasta ahora he vendido tres. La primera está en el museo, como se había pactado. Lo único que puedo decir de la segunda es que reposa en el ventanal de una casa frente al Lago Génova, en Suiza. La tercera forma parte de una colección privada en Francia". Asimismo, Duhamel confesó que la cuarta escultura se encuentra de viaje, pues está próxima a ser inaugurada en Nueva York. "No puedo decir dónde se presentará, ni quienes están involucrados, sólo diré que habrá una gran apertura en septiembre", comentó. Por el momento, la quinta pieza todavía no tiene comprador. Las demás todavía no están fundidas del todo. Duhamel aseguró que para resguardar la seguridad de las obras vendidas firma un contrato con los compradores, en el cual prometen respetar los valores que la estatua representa. Duhamel, además de la gran labor escultórica que hasta ahora ha hecho, también preparó un catálogo de venta, el cual contiene las especificaciones de la obra: fotografías que ilustran la historia de la figura, documentos que avalan su autenticidad y entrevistas con antiguos personajes que vivieron en aquella época, entre otros. Por ejemplo, en el catálogo se explica que el molde de yeso de la estatua, símbolo de Estados Unidos, llegó al museo tres años después de la muerte de Auguste Frédéric Bartholdi, en 1907, gracias a la donación de la viuda del personaje. "El catálogo me llevó tres meses. Lo hice porque los compradores que adquieren este icono quieren saber todo acerca de esta belleza", explicó. En cuestión de precios, el promotor reveló que la suma de la última figura vendida fue de 1.3 millones de euros. "El precio cambia: conforme se vayan vendiendo, el costo va aumentando". El pasado 8 de junio, el embajador de Estados Unidos en Francia, Charles H. Rivkim, y Duhamel presentaron la pieza exhibida en el Museo de Artes y Oficios en París. Para finalizar, Duhamel dijo en broma: “Espero que alguien de México se ponga en contacto conmigo".

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
24
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.