Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

La verdadera historia clínica de Frida Kahlo

08/07/2013 12:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La verdadera historia clínica de Frida Kahlo SyM – Lizbeth Castillo Yáñez

Frida Kahlo, una de las más grandes artistas mexicanas, cumpliría este mes 106 años de vida, sin embargo, a la par se conmemora su aniversario luctuoso número 59, y lejos de permanecer en el olvido, a través de la riqueza artística de sus pinturas continúa despertando admiración.

Rodeada de afecciones que mermaron su salud desde la infancia, Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954) no cesó de pintar, al contrario, gracias a sus difíciles experiencias pudo plasmar y mostrarle al mundo su interior. Por ello, si bien este análisis llega tarde para la pintora, puede contribuir a que otras personas encuentren alivio para el dolor.

Radiografía del dolor físico y emocional

Hija del fotógrafo alemán Guillermo Kahlo y la mexicana de ascendencia española e indígena, Matilde Calderón y González, de Frida Kahlo se dice que empezó a sufrir en el vientre materno, ya que debido a la curvatura de columna, dolor de espalda y piernas que siempre la acompañaron, el Dr. Leo Eloesser, amigo de la pintora, le diagnosticó defecto de cierre del tubo neural, también conocido como Espina bífida, el cual es trastorno congénito que presenta el feto antes del primer mes de gestación.

La Espina bífida generalmente no presenta síntomas si no hay daño en los nervios raquídeos, de hecho, se clasifica en oculta (leve), meningocele (con protuberancia en las vértebras) y mielomeningocele (grave, con médula espinal expuesta y parálisis en piernas, entre otras manifestaciones).

Al respecto, se puede decir que si la madre de Frida hubiera conocido la importancia de consumir ácido fólico para evitar defectos congénitos en su hija, lo hubiera hecho, ya que en su forma natural esta vitamina se encuentra presente en naranja, lechuga, espinaca, garbanzo, arroz integral e hígado de pollo, entre otros alimentos.

Durante su infancia, Frida Kahlo se caracterizó por ser regordeta y traviesa, pero todo cambió cuando a los 6 años de edad presentó intenso dolor en la pierna derecha; era poliomielitis.

Esta enfermedad causada por el poliovirus suele contagiarse por vía digestiva, ya que puede estar presente en agua o alimentos contaminados, o bien, es posible contraer la enfermedad mediante contacto directo al recibir un beso de alguna persona afectada.

La polio es trastorno grave que puede causar parálisis, incluso la muerte; ambas situaciones eran comunes durante esa época, ya que la primera vacuna contra esta enfermedad fue desarrollada años más tarde, durante la década de 1950.

En todo caso, Frida tuvo suerte. "Me lavaban la piernita en una tina con agua de nogal y pañitos calientes", decía, y recordaba que durante su larga convalecencia la acompañaba una amiga imaginaria.

Sumado al dolor físico y trauma emocional que significó tener poliomielitis, a los 18 años de edad sufrió un accidente vehicular que la dejaría con fracturas múltiples en columna, pierna y pie derechos, además, una barra metálica atravesó su útero, lo que más tarde seguramente fue factor determinante que le impidió llevar a término alguno de sus embarazos y tener el hijo que tanto deseaba.

El accidente la obligó a permanecer inmóvil en cama durante largos periodos, lo que seguramente alteró algunas de sus funciones motoras y la circulación sanguínea de la extremidad afectada, si bien fue el momento de iniciarse en la pintura, con el fin de evitar el aburrimiento.

Nuevo diagnóstico médico

Especialistas dedicados a la historia médica sospechan que en gran medida los malestares de Frida Kahlo pudieron deberse al síndrome pospolio, frecuente en sobrevivientes a esa enfermedad y que afecta, sobre todo, a mujeres, el cual está caracterizado por dolor muscular, fatiga y sensación de debilidad progresiva en extremidades y/o músculos respiratorios (este síntoma también ocasiona ansiedad, insomnio, depresión y déficit de memoria).

Otros especialistas, tras considerar los múltiples traumatismos ocasionado por el accidente vehicular sufrido por Frida, señalan a la fibromialgia postraumática como causa probable de su malestar crónico, ya que este trastorno incluye dolor muscular difuso, fatiga sin causa aparente y presencia de puntos dolorosos múltiples.

Como consecuencia de Espina bífida, poliomielitis, fracturas, numerosas cirugías y períodos de inmovilidad a los que tuvo que someterse Frida Kahlo, es probable que se presentaran problemas de circulación en la pierna derecha, inflamación, infección y ulceración de la piel que finalmente terminaría en gangrena y amputación de la extremidad.

Asimismo, han surgido hipótesis como la del endocrinólogo Salomón Jakubowicz, quien tomando como referencia el exceso de cabello (hirsutismo) de la artista y los abortos que tuvo, señala probable síndrome de ovario poliquístico (SOP), así como resistencia a la insulina.

Sin importar el dolor físico y emocional, ¡viva la vida!

Al padecimiento físico se sumaron las infidelidades y rupturas con Diego Rivera, así como la frustración por no poder ser madre, sin embargo, amaba la vida y mediante la pintura Frida externaba sus vivencias y pesares a modo de terapia, de hecho, en una de sus últimas obras escribió la célebre frase "Viva la vida".

En su pintura del Hospital Henry Ford (1932), por ejemplo, se muestra a sí misma desnuda en una cama, unida a varias figuras entre las que destaca un feto que representaría su segundo aborto involuntario, mientras que en el cuadro Las dos Fridas, críticos aseveran que una de ellas es su amiga imaginaria de la infancia.

"Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad", declaró Frida Kahlo alguna vez.

El intolerable dolor que marcó sus últimos días causó dependencia a fármacos derivados de la morfina, además presentó depresión durante el período previo a su muerte.

Frida finalmente falleció el 13 de julio de 1954 con diagnóstico de embolia pulmonar, pero días antes escribió en su diario: "Espero que la marcha sea feliz y espero no volver". Por su parte, tras la muerte de su esposa, Diego Rivera declaró: "No tardaré mucho en unirme a Frida; desde hace tiempo guardo una vasija que contendrá nuestras cenizas".

Si Frida Kahlo hubiera vivido en la época actual, gran parte de su dolor podría haberse evitado, mediante el cuidado prenatal que debió recibir su madre, las vacunas disponibles para prevenir poliomielitis, o los recursos terapéuticos para evitar parte de las 32 cirugías a las que fue sometida como consecuencia de fracturas pero, afortunadamente, su vida y obra perduran para demostrar que los espíritus fuertes superan cualquier prueba.

Así, para aquellos que también deban enfrentar el dolor, la fortaleza de Frida Kahlo se resume y queda como lección en breve frase que escribió luego de perder la pierna derecha: "Pies para qué los quiero, si tengo alas para volar".

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
333
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.