Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Vértigo posicional benigno, problema común que tiene solución

21/12/2012 10:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vértigo posicional benigno, problema común que tiene solución Juan Fernando González G.

Alteración atendida por la Otorrinolaringología, el vértigo posicional paroxístico benigno puede controlarse al 100%. Por tanto, no vale la pena retrasar la recuperación con remedios caseros o medicamentos que sólo ocultan la naturaleza del problema.

El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es más común de lo que se cree. Afecta principalmente a quienes rebasan los 50 años de edad, y se produce por una condición a la que los especialistas llaman otoconia, es decir, la presencia de pequeñas partículas en cierta región del oído interno.

Estos diminutos elementos son, en realidad, pequeños cristales de carbonato de calcio que migran hacia el sistema de canales o conductos semicirculares del oído, lo cual provoca mareo o vértigo, entre otros síntomas.

Al respecto, el prestigiado otorrinolaringólogo Rubén Ramos Alcocer, egresado del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (adscrito a la Secretaría de Salud, en el Distrito Federal), detalla que el vértigo postural o posicional ha sido definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como alucinación de movimiento, lo que significa que se tiene la sensación de que el cuerpo y el entorno se mueven, sin que esto suceda en realidad.

"Es sabido que quien padece esta afección experimentará náuseas, vómito, taquicardia, respiración lenta (bradipnea) y sudoración. Por cierto, como estas manifestaciones son frecuentes en personas que abordan un barco por primera vez, se suele utilizar la palabra 'mareo' para describir sus sensaciones. Empero, como esta condición no sólo aparece al viajar por el océano, se ha acuñado el término cinetosis ('mal del movimiento', de acuerdo a su etimología) para referirnos de manera global y más exacta a estos síntomas", acota el especialista.

Cifras y causas

Algunas estadísticas realizadas en Estados Unidos concluyen que, del total de pacientes con vértigos, 20% sufren VPPB. Además, aunque se acepta que cualquier persona puede padecer esta alteración, es un hecho que quienes rebasan la quinta década de vida tienen mayor riesgo.

El Dr. Ramos Alcocer establece que, de acuerdo a su experiencia y el conocimiento de la epidemiología, el vértigo posicional benigno "representa entre 30 y 40% de los pacientes que visitan a un otorrinolaringólogo. Si hablamos de los médicos generales, las cifras son más conservadoras, pues se calcula que afecta a 20% de todos los pacientes que refieren alguna clase de mareo".

Ahora bien, enfatiza el entrevistado, si nos referimos al neurotólogo (especialista en vértigo y cinetosis) la cifra se eleva considerablemente y puede representar hasta 80% de sus consultas.

Cuando el VPPB se presenta en niños, jóvenes o adultos de mediana edad, la causa más común es infección viral o laberintitis. Por su parte, en pacientes mayores puede desencadenarse debido a su situación vascular, ya que es usual que en este rango de edad haya falta de irrigación sanguínea en las diferentes áreas del cerebro y del oído, señala el catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (norte-centro de México).

Sin embargo, advierte el entrevistado, "hay que decir que la lesión puede originarse también por severo traumatismo en la cabeza, tumor en el oído interno o proceso degenerativo". Los síntomas serán los mismos en todos los casos, advierte el destacado miembro de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, A.C. (Fesormex), quien acepta que muchas veces los médicos desconocen la verdadera causa de esta alteración.

Malos hábitos

En México todavía no contamos con adecuada cultura médica y por ello somos propensos a la autoprescripción. Así, es frecuente no acudir al médico en primera instancia cuando se tienen mareos, sino "buscar el consejo de la comadre, el vecino o el primo que ha tenido experiencia similar". En otros casos se dirigirá a la farmacia para comprar un fármaco recomendado por el dependiente.

Así, dice el especialista, "debo comentar que todos los días recibo en mi consultorio a personas que han sufrido varios episodios de vértigo y que admiten que han tomado medicamentos por recomendación de un familiar o de un médico que les ha atendido por teléfono y que, por supuesto, no las ha explorado ni conoce su historia clínica. Es previsible, entonces, que su molestia perdurará hasta que acudan con alguien calificado que descubra la naturaleza de su problema".

Atención exitosa

A decir del Dr. Ramos Alcocer, el tratamiento busca que los cristales de calcio regresen a su lugar original. Para ello hay dos maniobras conocidas: la de Epley, que consiste en hacer que el paciente gire la cabeza de tal forma que las "piedras" recorran el conducto semicircular y regresen al vestíbulo que les corresponde. "El médico deberá enseñarle al enfermo cómo realizar los ejercicios, de tal manera que los practique en su casa el tiempo necesario".

Por otro lado, cuando se sospecha que los fragmentos de calcio se han adherido al sensor de movimiento, lo ideal es recurrir a la maniobra Semont, la cual "es un tanto brusca y sólo debe realizarla un especialista".

Se requiere una cama, dice el Dr. Ramos Alcocer, pues se debe azotar la cabeza del enfermo, primero, del lado donde se localiza la lesión; luego, en cuanto aparezcan los síntomas, se hace lo mismo con el extremo contrario del cráneo. "Evidentemente, se debe averiguar si el paciente está libre de lesiones en la columna cervical. Si no es así, se deberá proteger el cuello con accesorio especializado".

El tratamiento se completa con la ayuda de medicamentos, unos para eliminar los molestos síntomas y otros para lograr compensación central, es decir, proceso que está a cargo de sistema nervioso central y fortalece la estructura lesionada. De esta manera, se evita una recaída y se logra la recuperación total del paciente.

La enfermedad se cura al 100%, concluye el especialista, aunque reconoce a modo de conclusión que "muchas veces los mismos médicos colaboramos para que la curación se retrase. Sucede así porque solapamos que muchos pacientes ingieran ciertos medicamentos para el mareo, que se conocen como frenadores laberínticos, de manera prolongada. En realidad, estos fármacos deben prescribirse para unos cuantos días, pues de lo contrario interfieren con la compensación central y la recuperación".

SyM

Última actualización: 12-2012


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Visitas:
337
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.