Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Inicio de la vida reproductiva: primera menstruación

12/07/2013 16:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta etapa inicia entre los 10 y 15 años de edad, y marca el inicio de la vida reproductiva femenina

Cuando la mesntruación se presenta por primera vez se llama menarquia, y se asocia a desarrollo mamario, ensanchamiento de caderas y aparición de vello púbico

Además de los cambios físicos que acompañan a la primera menstruación, al interior del organismo se liberan ciertas sustancias del hipotálamo (glándula ubicada en el cerebro), como las hormonas denominadas folículo-estimulante y luteinizante, que tienen la función de inducir la actividad ovárica; ésta última incrementa los niveles de estrógenos (proporcionan las características sexuales femeninas) e interviene en el crecimiento del útero (matriz) y endometrio (recubrimiento de la cavidad uterina).

 

Dichas hormonas son las encargadas de regular al ciclo menstrual, el cual inicia con el primer día de sangrado y finaliza justo antes de la siguiente regla, proceso que dura en promedio 28 días; se genera debido a la expulsión de un óvulo maduro no fecundado junto con restos de la mucosa que recubre al útero (endometrio), y dura entre 3 y 7 días.

 

Cabe destacar que después de que se presenta la menarquia no hay regularidad en los ciclos menstruales, pues pueden durar más o menos de 28 días, lo cual es normal, y suelen ajustarse luego de 1 ó 2 años.

 Ahora bien, es importante saber que el ciclo menstrual se desarrolla en las siguientes etapas:

 Cabe destacar que antes de la menstruación, la mayoría de las mujeres experimenta el síndrome premenstrual, que es un conjunto de molestos síntomas, como dolores mamarios y de cabeza, debilidad muscular, retención de líquidos, cólicos abdominales, estreñimiento o diarrea, fatiga, nerviosismo, sensibilidad en senos e inflamación en vientre. Estos malestares suelen desaparecer pocas horas después del inicio del flujo menstrual, o bien, hasta el segundo día de sangrado.

 

Aunque no se puede hacer mucho para modificar la actividad hormonal, causante del síndrome premenstrual, pueden ponerse en práctica algunos consejos que ayudan a disminuir los síntomas., como dolor menstrual.

Entre ellos se encuentran reducir el consumo de sal, azúcar, café y alcohol para aliviar el nerviosismo, sensibilidad mamaria y retención de líquidos; asimismo, conviene restringir la ingesta de alimentos que contengan grasas, practicar ejercicio ligero y administrar algún medicamentos indicado para prevenir y aliviar las molestias.

 

Es importante que las chicas que están por iniciar o apenas manifestaron la menarquia conozcan las medidas higiénicas básicas que deben seguirse durante los días de sangrado:

 

   Bañarse diario y lavar los genitales delicadamente con jabón neutro.

   Cambiar la toalla sanitaria cada 4 ó 6 horas para evitar la formación de mal olor y que las bacterias infesten la zona.

   La limpieza después de la micción (acto de orinar) o evacuación debe efectuarse de adelante hacia atrás para evitar que microbios fecales infecten la vagina.

 ¿Adelanto o atraso?

 Aunque la menarquia se presenta entre los 10 y 15 años, en la actualidad se reportan casos de niñas que la experimentan a los ocho años, situación que se acompaña de los cambios físicos propios de las adolescentes.

 

Estas situaciones llegan a ser de causa desconocida, o bien son influidos por antecedentes familiares o diversos padecimientos, como lesiones en el hipotálamo (estructura cerebral que regula cambios hormonales, así como función ovárica y testicular), producción excesiva de hormonas o tumoración en ovarios.

 En contraparte se encuentra el atraso de la menarquia, el cual puede prolongarse más allá de los 16 años y puede tener su origen en alguno de los siguientes factores:

 

   Práctica excesiva de ejercicio.

   Peso corporal menor al considerado normal.

   Estrés y nerviosismo.

   Antecedentes familiares.

   Trastornos en la alimentación, como anorexia y bulimia.

 En cualquiera de las dos situaciones, adelanto o atraso, es fundamental acudir al ginecólogo, especialista que mediante exploración física, interrogatorio y análisis de laboratorio (por ejemplo, medición hormonal) podrá determinar la causa y, de considerarlo necesario, proporcionar tratamiento a base de medicamentos.

 Por último, es muy importante resaltar que es necesario que las madres expliquen a sus hijas qué es la menstruación y los cambios físicos que trae consigo antes de que éstos se manifiesten, de esta manera estarán preparadas mentalmente y será más fácil que los acepten sin confundirse.

 

Angélica Villanueva SyM


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Visitas:
54
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.