Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Alto a violencia y muerte, claman en homenaje a Juan Pablo II

02/04/2011 15:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el homenaje a Juan Pablo II, representantes de las iglesias cristianas y de otras religiones del mundo hicieron oír su voz de manera unánime en el “corazón de México” para demandar: no más violencia, no más muerte, no más dolor. A partir de la sentencia del propio Juan Pablo II, que advirtió que la violencia puede ser decidida por pocos pero la paz supone el empeño solidario de todos, los líderes religiosos señalaron que Dios puede doblegar el corazón de los violentos, dar la sabiduría y el espíritu de justicia para reconfortar a los que buscan la paz. El cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, recordó la fidelidad que México demostró hacia el papa, a la Iglesia y a Cristo, y sostuvo que si se mantiene fiel en esos propósitos será posible concretar la paz que tanto demanda el pueblo mexicano. En ese tenor se expresaron los mensajes centrales en el maratónico homenaje organizado en el Estado Azteca para celebrar la próxima beatificación de Juan Pablo II, prevista en el Vaticano para el 1 de mayo próximo. Este 2 de abril, sexto aniversario del fallecimiento de Juan Pablo II, quien se autonombró "papa mexicano" porque este país marcó su pontificado como papa misionero, el cardenal Rivera expuso que la fecha no debe ser de tristeza por la partida física del pontífice, sino de glorificación ahora que inició el proceso que lo puede llevar hasta la santidad. Los cantos, risas, aplausos y otras expresiones de alegría que se vivieron en este acto masivo celebrado en el Estadio Azteca sólo confirman que la muerte no es el fin de la vida, sino el inicio de la vida verdadera, subrayó el líder religioso mexicano al recalcar que el espíritu de Juan Pablo II se quedará en México para siempre. Durante más de ocho horas, en el escenario montado en el Azteca, se sucedieron espectáculos musicales y mensajes religiosos, en un acontecimiento que mezcló la fe con la diversión, la alegría con la esperanza, y la reflexión con los deseos de paz y tranquilidad. El mensaje más aplaudido correspondió al pronunciado por el vicepresidente del Consejo Interreligioso de México, Sahib Arjan Singh, que en nombre de las iglesias católica cristiana, anglicana, metodista, luterana, ortodoxa, hinduista y judía expuso que para todo creyente en Dios, que ame la vida, el compromiso con la paz es irrenunciable y requiere de un compromiso activo a su favor. Y eso, agregó, "es lo que queremos hacer hoy juntos. Nuestras diferencias son muchas y profundas y en el pasado han sido con frecuencia causa de dolorosos enfrentamientos". No obstante, subrayó que si en verdad los hombres creen en Dios más allá de sus divergencias deben poner en el centro de sus preocupaciones al hombre, ya que todas las personas son criaturas de Dios y en eso consiste la hermandad universal. "No queremos abandonar este Estadio Azteca sin hacer oír una voz unánime en el corazón de México: no más violencia, no más muerte, no más dolor". A su vez el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, transmitió un mensaje del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone. Señaló, en concordancia con lo antes expresado, que en el empeño para que en el mundo y en la sociedad reine la paz los hombres deben estar orientados a Dios, porque sólo en Cristo encuentra el corazón humano la paz y la plena felicidad. Se mostró todavía sorprendido del mutuo amor entre Juan Pablo II y México, evidenciado en las cinco visitas que el papa polaco hizo al país. Agradeció al pueblo mexicano caminar de la mano de Juan Pablo II, un hombre que supo defender la dignidad humana, que reclamó los derechos del pobre, el respeto para los indígenas, la justicia social, la práctica de la solidaridad y la búsqueda del bien común y la paz. Al igual que el cardenal Rivera, dijo que la relación de Juan Pablo II con México fue la que marcó su pontificado, lo llevó a convertirse en un papa peregrino y le permitió extender su influencia al resto del mundo católico gracias quizá que contó con el amparo de la Virgen de Guadalupe, a la que consagró su pontificado. A pesar de las expectativas de los organizadores, que anunciaron que los boletos se habían agotado e incluso pidieron que quienes no tuvieran pase ni siquiera se acercaran al estadio, el inmueble no se llenó. Algunos de los asistentes ni siquiera esperaron los mensajes de los jerarcas religiosos, y abandonaron el lugar durante los "números musicales" programados para este acto, concebido especialmente para la televisión.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
110
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.