Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogdelavirgen escriba una noticia?

La Virgen de la Caridad del Cobre - Historia

08/09/2010 12:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

A continuación reproduzco el sentimiento de un cubano por la Virgen del Cobre:

Después de una misa celebrada en su santuario por el Obispo de Santiago de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre inició el pasado 8 de agosto un peregrinaje por todo el país, con un mensaje de diálogo y reconciliación, que se extenderá hasta el 10 de diciembre de 2011.

La romería, en conmemoración del 400 aniversario de su aparición en aguas cubanas, coincide con una profunda crisis estructural provocada por el fracaso del totalitarismo que monopolizó la política, la economía, los medios de comunicación y eliminó la sociedad civil y los espacios cívicos independientes, generando un conjunto de perjuicios reflejados en la desesperanza, la apatía, la corrupción generalizada y el éxodo, cuya reparación requieren de una alta dosis de espiritualidad. En ese contexto se inicia el peregrinaje de la patrona de Cuba por todos los pueblos y ciudades con un mensaje de libertad y de amor, dos conceptos que sufrieron un vuelco con el cristianismo y sin los cuales será imposible salir de la actual crisis.

La libertad, al establecer que la conciencia interior de la que emanan las obras humanas es resultado de la interiorización de la libertad concedida por Dios, lo cual la hace congénita al hombre. El amor, al entenderlo como una relación que abandonando el estrecho marco del pueblo judío incluyó a todos los hombres y a todos los pueblos, convirtiéndolo en instrumento de transformación encaminado a crear una comunidad donde los hombres se transformarían en hermanos. Así, el amor, condición primera de la concepción cristiana se erige como la forma más elevada en que se realiza el libre albedrío, mientras que la libertad constituye su infraestructura..

El culto mariano tuvo en Cuba manifestaciones anteriores pero fue con la aparición de la imagen de la Caridad, flotando en las aguas de la bahía de Nipe –ante dos aborígenes y un negro– la cual fue identificada como María por los peninsulares, como Atabey por los aborígenes y como Oshun por los oriundos de África, deidades relacionadas con las aguas, las mareas, la luna y la maternidad que representan la universalización del amor. Atributos que desde su aparición la convirtieron en la más cubana de las advocaciones marianas y parte de nuestra historia patria como lo demuestran los siguientes hechos:

En las minas del Cobre de Santiago del Prado, sede del Santuario de la Caridad, la historia ubica la primera rebelión masiva contra la esclavitud y la primera liberación de esclavos. En 1731 a causa de los maltratos recibidos, los esclavos de las minas se alzaron en las montañas vecinas para defender su libertad. En ese conflicto, Pedro Agustín Morell de Santa Cruz, figura destacada de la Iglesia católica, no sólo actuó como mediador entre el Gobernador y los esclavos alzados, sino que se puso de parte de éstos últimos. Setenta años después, los mineros del Cobre, dirigidos por el Padre Alejandro Ascanio, obtuvieron su libertad por Real Cédula, la cual fue leída ante la Virgen, el 19 de mayo de 1801.

Carlos Manuel de Céspedes, al tomar la ciudad de Bayamo el 20 de octubre de 1868, celebró una misa solemne en honor a la Virgen, poniendo bajo su protección al ejército revolucionario y en noviembre de ese mismo año acudió al Santuario para presentarle sus armas, honrarla y pedirle, en su condición de Reina y Madre de los cubanos, por la libertad de Cuba.

En el diario de guerra de Ignacio Mora –uno de los patriotas que camagüeyanos que se alzó en noviembre de 1868–, el 8 de septiembre de 1872 escribió: La fiesta de la Caridad es un delirio para él (pueblo). Sin tener que comer, pasa dedicado estos días en buscar cera para hacer la fiesta al estilo mambí, esto es, encender muchas velas y suponer que la imagen de la Virgen está presente. ¡En todos los ranchos no se ve fuego para cocinar, sino velas encendidas a la Virgen de la Caridad!

El General Antonio Maceo, quien durante la guerra solía llevar consigo una imagen de la Virgen, en una ocasión expresó a sus hombres: Todos debemos darle gracias a la Virgen de la Caridad del Cobre, porque ella está peleando también en la manigua.

Al concluir la Guerra de Independencia, los representantes del Ejército Libertador fueron excluidos de la firma de capitulación, razón por la cual el General Calixto García ordenó a su Estado Mayor, con el General Agustín Cebreco al frente, avanzar hasta el Santuario para celebrar el triunfo de Cuba sobre España en Misa solemne con Te Deum a los pies de la imagen de la Virgen; hecho considerado como la Declaración Mambisa de la Independencia del pueblo cubano.

En septiembre de 1915, un grupo de veteranos de la Guerra de Independencia encabezados por el Mayor General Jesús Rabí, solicitó al Papa Benedicto XV que la nombrara Patrona de Cuba y al ocho de septiembre como el día de su celebración. En la petición se argumentaba: (pues) en el fragor de los combates y en las mayores vicisitudes de la vida, cuando más cercana estaba la muerte o más próxima la desesperación, surgió siempre una luz disipadora de todo peligro, o como rocío consolador, para nuestras almas, la visión de esa Virgen cubana por excelencia, cubana por el origen de su secular devoción y cubana porque así... la han proclamado nuestros soldados, orando todos ante ella para la consecución de la victoria, y para la paz de nuestros muertos inolvidados. Solicitud que fue concedida por bula pontificia.

Fermín Valdés Domínguez, íntimo amigo de José Martí, expresó: La milagrosa y cubana Virgen de la Caridad es santo que merece todo mi respeto porque es un símbolo de nuestra guerra gloriosa.

Por esas razones en diciembre de 1936 por delegación del Papa Pío XI, el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Valentín Zubizarreta, coronó la imagen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre frente a la bahía santiaguera. Entre 1951 y 1952, en el marco del cincuentenario de la república, la Virgen realizó su primera peregrinación por toda la Isla. En noviembre de 1959 su imagen fue trasladada a la Habana y colocada en el altar de la Plaza José Martí para celebrar la misa de clausura del Congreso Católico Nacional. En 1977, el Papa Pablo VI elevó el Santuario Nacional de la Caridad del Cobre a la dignidad de Basílica. En 1998 el Papa Juan Pablo II coronó por segunda vez a la Virgen de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba, donde expresó: Desde su santuario, no lejos de aquí, la Reina y Madre de todos los cubanos –sin distinción de razas, opciones políticas o ideologías–, guía y sostiene, como en el pasado, los pasos de sus hijos hacia la Patria celeste y los alienta a vivir de tal modo que en la sociedad reinen siempre los auténticos valores morales, que constituyen el rico patrimonio espiritual heredado de los mayores.

Avalado con fundamentos históricos y divinos, la Virgen de la Caridad del Cobre constituye una fuerza espiritual de enorme valía en nuestra historia. Como abogada de un fenómeno tan doloroso como los partos, su presencia es significativa en un momento de alumbramiento. Por todas esas cualidades, por su cubanía, es decir, por su identidad y pertenencia a la cultura de Cuba, la imagen de María personificada en la Caridad del Cobre, nos acompaña, nos habla, nos une y nos insufla la fuerza que emana de la fe y de la esperanza, del amor y de la libertad. De ahí la relevancia de su peregrinaje en el momento crítico en que vive nuestra nación.

Fuente|Desde Cuba.


Sobre esta noticia

Autor:
Blogdelavirgen (233 noticias)
Fuente:
blogdelavirgen.net
Visitas:
883
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.