Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Si La Volpe te planta…lee a Sacheri

31/03/2012 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Comenzó en la ciudad de México

Subí al avión con una ligera tristeza. Tenía ganas de llamarle a una persona para decirle que moría por verla, pero antes de hacerlo recibí un mensaje de su parte: "Sé que quedamos en salir. Lo siento. No podré. Saludos". Tomé mi asiento y antes de maldecir su cancelación vi a mi compañero de vuelo. "Ojalá se porte bien y no se vaya a poner a chillar", pensé. En los brazos de su madre, el pequeño con nueve meses de edad comenzó a platicarme. Claro, en su idioma; con sus gritos y balbuceos se hizo entender. Pues le seguí la charla. Una hora duró nuestra conversación. Al momento de encaminarme a la puerta para descender de la nave, el niño empezó a llorar. Volteo para verlo y me extendía los brazos. Su papá, que venía un asiento atrás de nosotros, se acercó para susurrarme: "Le caíste bien. Vete, yo lo distraigo". Del enojo de la ingrata pasé al dolor de no despedirme de mi peculiar y conversador amigo. La tristeza había cambiado de destino.

Hizo escala en Jalisco

Aterrizado ya en Guadalajara tomé el taxi que me llevaría a Zapopan, lugar donde habría de efectuarse la entrevista. Llegué con 30 minutos de anticipación al restaurante propuesto por el entrevistado, Ricardo Antonio La Volpe. Pedí la terraza (área de fumadores) porque se sabe que el director técnico es fumador empedernido. Y el reportero también. Hacía un calor de los mil demonios, por lo que un vaso con agua y un café fueron combinación suficiente para no hacer tan desgastante la espera.

Pasaron 30 minutos, una hora, hora y media y La Volpe no llegaba. En esos momentos, para evitar la desesperación del enojo, apela uno a la creación de una ingenuidad tranquilizadora: "seguro tuvo algún percance. No tarda en llegar". Mientras tanto, el tiempo no se iba a perder así como así. Me dispuse a leer Papeles en el viento, el libro más reciente de Eduardo Sacheri. Sí, el mismo que escribió La pregunta de sus ojos, novela que después se convirtió en la película El secreto de sus ojos.

Apenas arrancaba a deleitarme con la primera página y cuando menos se da uno cuenta ya va en la 50. Junto al texto se consumían más agua, más café y cigarros. ¿En qué cabeza cabe invertir ahorros, una liquidación bárbara, en un jugador desconocido hasta para él mismo que tiene como nombre Mario Juan Bautista Pittilanga? ¡Con ese nombre solamente se puede pensar en el fracaso eterno! Pero el Mono, personaje de la novela, creyó lo contrario. Y lo que es peor, ¡concibió que con la compra de ese "futbolista" se resolvería el futuro de su pequeña hija Guadalupe!

Pasaron las horas. La Volpe siguió sin aparecer y a pesar de que se le buscó con insistencia a través de llamadas telefónicas el hombre era un fantasma, su aparato también. Tenía apagado su teléfono celular. El plantón estaba confirmado. Con todas las facilidades otorgadas de su parte para que la entrevista no se llevara a cabo, La Volpe hizo del mito una realidad: los demás, al menos los periodistas, no le importan.

¿Alguna disculpa de su parte? Ninguna. Y así como a él no le importa nadie, uno no le daría importancia obsequiándole enfado. Menos iba a interesar su presencia cuando Fernando, Mauricio y el Ruso tenían que arreglar sus diferencias para cumplir con la encomienda que les heredó su amigo el Mono: vender a Pittilanga para que Guadalupe tuviera seguro un patrimonio económico para su porvenir. La Volpe le falló a un sitio de fútbol, a unos lectores ansiosos de escuchar sus respuestas, pero tres hombres, hinchas de Independiente, no le iban a fallar a su amigo y a una niña. ¡Pero quién carajos iba a querer comprar a Pittilanga! ¿De qué manera Fernando, Mauricio y el Ruso podían hacer de ese muchacho un crack para venderlo?

La intriga estaba a flor de piel, pero había que pedir la cuenta. El vuelo de regreso esperaba a la vuelta de la esquina y después de seis horas era justo partir. Durante el trayecto del restaurante al aeropuerto el libro llegó a su fin; inesperado y sumamente emotivo. Papeles en el viento fue el viaje.

Antes del regreso

La reflexión era obligada antes de subir al avión. A diferencia de La Volpe, Sacheri es un caballero del fútbol, y eso que no es entrenador. Está contigo y te acompaña resolviéndote dudas y hasta la vida misma. Y es que la vida es un trajín de emociones en su novela, texto confeccionado con las pasiones y entramados que rodean al balón, a la cancha, a un mundo donde los osados que aman una camiseta y asumen el rol de aficionados son capaces de irrumpir o enaltecer la existencia. Con el Mono y Guadalupe, con Fernando, Mauricio y el Ruso, así como con algunos invitados, el desfachatado Cristo o el travesti llamado Celeste, el escritor argentino nos deleita con risas, lágrimas, alguna que otra cólera y principalmente con la esencia del fútbol, de la vida misma, sentir.

Ya instalado en el avión, una nueva tristeza me embargó. Resulta imposible desprenderse de los personajes de Sacheri. Veía a mis compañeros de viaje y me deprimían. Un señor de 50 años que en cuanto se sentó se puso a roncar y un hombre calvo con sus audífonos bien puestos se extravió en su universo. ¿Por qué no estaba ahí el Ruso para hablarme de su obsesión por la película El golpe o para reprocharme que no le pongo atención cuando habla?

A esas ausencias les sumé las de la ingrata y la de mi pequeño amigo conversador. Ganas no me faltaron de llamarle a una azafata para decirle "¿puedo llorar contigo?, aunque sea un poquito". Sin embargo le di rápido vuelta a la hoja y cerré los ojos para reírme solo. El Ruso; carcajada y empatía segura.

Otra vez en la ciudad de México

"La Volpe sigue sin contestar el teléfono", me avisa un compañero mediante una llamada. Colgué.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
221
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.