Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Wolfgang Schäuble, el hombre de hierro que quiere salvar la Eurozona... a la alemana

20/02/2015 23:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEFE

Dieter Kaufman apuntó su pistola a la cara de Wolfgang Schäuble y le descerrajó tres tiros. Uno de ellos le atravesó la cara. Otro le llegó a la espina dorsal. Como Dieter Kaufman estaba loco, los jueces alemanes le confinaron a vivir el resto de su vida en un psiquiátrico. Por su parte, los médicos determinaron que Wolfgang Schäuble tendría que moverse el resto de su vida en silla de ruedas.

Wolfgang Schauble, ministro alemán de Finanzas que tiene un rol clave en la negociación griega, es un respetado veterano de la política y un proeuropeo, pero inflexible con los compromisos, y a últimamente exasperado con Grecia. A los 72 años, el decano del gobierno conservador de Angela Merkel, se ha forjado una sólida reputación al dirigir desde 2010, con la canciller, la política de Alemania en plena crisis.

Despiadado, intransigente, inteligente...

Ha sido descrito como "despiadado" en la gestión de las finanzas públicas alemanas, y la misma intransigencia aplica a los países socios, imponiendo estrictas condiciones a las ayudas, de las que Berlín es el primer contribuyente. Sin duda, ha conseguido mantener la integridad de la zona euro, logrando por ello alabanzas pero también no pocas enemistades.

Obstinado y belicoso, ya había suscitado en 2012 la cólera de Atenas por sus "mofas" sobre el calendario electoral griego. Su biógrafo Peter Schütz habla así de este artífice de la reunificación alemana: es el hombre "más directo" que conoce, y no siempre "el más encantador".

Pero su inédita longevidad política ? fue cinco veces ministro, la primera de ellas en 1984, y está en el Bundestag desde hace más de 40 años-, así como golpes del destino -se desplaza en silla de ruedas tras la agresión de un desequilibrado en 1990 ? le han creado un caparazón.

Pese a lo que se dice, Alemania le ve como un amigo de los griegos

Contrariamente a la imagen que tiene en el exterior, Wolfgang Schauble es considerado en su país como "amigo de los griegos". Sin él, los conservadores serían sin duda menos clementes con Atenas, según se explica en su entorno.

Sin embargo, estas últimas semanas, en un contexto de enfrentamiento frontal con el nuevo gobierno griego de izquierda radical, Schauble parece haber llegado al colmo de la exasperación.

Caricaturizado por un diario griego como soldado nazi, el ministro alemán no ha aceptado estos "insultos" procedentes de Grecia, y ha denunciado la "incorrección" de su nuevo homólogo griego Yanis Varoufakis. Una fuente europea habla de un Schauble "indignado" por las salidas de tono de su colega heleno.,

El jueves, rechazó secamente la demanda griega de una extensión de la ayuda internacional, alegando que "no cumple con los criterios" de la zona euro. Con ello, hizo más tangible el riesgo del "Grexit", la salida de Grecia de la zona euro, que asegura no obstante no desear.

Nacido en 1942 en Friburg-en-Brisgau, cerca de la frontera francesa, es una de las raras personalidades alemanas en haber conocido la guerra, aún como niño. Ello, sin duda, forjó su convicción europea y sus sueños de una Europa federal.

Pero, como recordaba él mismo esta semana, esa Europa solo se puede construir sobre "la confianza mutua".

La carrera política de Wolfgang Schäuble es sin embargo una larga historia de confianza traicionada. Primero por su mentor, Helmut Kohl, al que finalmente nunca sucedería. Luego, su nombre figuró como candidato a la presidencia de la República, pero Angela Merkel prefirió a otro.

Pero nada de ello ha mermado su lealtad, primero hacia Helmut Kohl, ahora hacia Angela Merkel.

Su biógrafo Peter Schütz ve en esta fidelidad sin falla el rasgo característico del "hombre de deber protestante" que es Wolfgang Schäuble, profundamente creyente y muy activo en la Iglesia.

Sabe lo que es esperar para lograr sus propósitos

Wolfgang Schäuble (pronúnciese choible) nació en Freiburg im Breisgau el 18 de septiembre de 1942 (virgo). Era hijo de un experto en finanzas, lo que en España llamaríamos "un tío que sabe cómo defraudar a Hacienda". Estudió Leyes y Economía en su ciudad natal y en Hamburgo -la ciudad más rica del país-, y en 1971 obtuvo su doctorado en leyes con una abstrusa tesis (y aburrida) sobre el papel de la auditoría, tema fascinante donde los haya.

Muy pronto pasó a formar parte de la maquinaria de funcionarios del estado de Baden-Würtenberg, en calidad de experto fiscal, un de los puestos más amados por los políticos que aman los impuestos.

Su carrera política había empezado mucho antes, en 1961, cuando ingresó en las filas de la Junge Union, la división juvenil de la CDU, el partido conservador alemán equivalente al PP español (Christlich Demokratische Union Deutschlands).

Schäuble escaló puestos hasta convertirse en presidente de la CDU en 1998. Pero antes había sido ministro de Asuntos Especiales, nominado por el canciller Helmut Kohl. ¿Asuntos Especiales? Sí, para organizar la primera visita del Jefe de Estado de la odiada República Democrática Alemana, en 1984 (Erich Honecker). Salió a pedir de boca. Luego fue nombrado ministro del Interior en 1989. ¿Recuerdan lo importante que fue aquel año para Alemania? Nada menos que el año de su unificación. Schäuble llegó en abril, y el Muro de Berlín cayó en noviembre, el 9 para ser exactos. ¿Tendría algo que ver?

Si Schäuble saca a Alemania de la crisis, nos sacará a todos. Para empezar, en enero bajará los impuestos. ¿Cómo es Schäuble? Patriota. The Wall Street Journal hizo un repaso de sus frases y recordó algunas como: los alemanes deben ser patriotas, los inmigrantes deben adaptarse a nuestro país y, (bueno aquí se pasó), Alemania debe tener la jurisdicción para derribar aviones de pasajeros secuestrados por terroristas. No lo dijo en estos términos pero, en cualquier caso, no gustó nada esto último.

Pero guste o no, ahora es uno de los políticos con más poder de Europa. Alemania parece que está saliendo de la crisis. El índice de confianza sube cada mes. Sólo queda esperar que Schäuble no decepcione a los europeos y que nos saque de la parálisis de una vez. Sí, un paralítico. ¿Y qué?


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
73
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.