Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bionero escriba una noticia?

¿Y a quién le importa Wirikuta?

06/05/2011 01:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Y a quién le importa Wirikuta? por Antonio Hayuaneme García Mijarez Última modificación May 05, 2011 03:19 PM

Hoy una parte de Wirikuta está vendida en 3 millones de dólares a la minera Canadiense FirstMajesticSilverCorp ... a pesar de los reconocimientos, de los pactos existentes, de los marcos legales a los que nuestro país está anexo, a la cantidad de población indígena que somos, seguimos viviendo un problema de identidad nacional... crisis que como en este caso, aprovechan los que dominan la economía global... mientras nosotros nos quedaremos con otro sitio contaminado e inutilizable, de lo que desde tiempos inmemoriales es para nosotros un lugar sagrado, fuente de nuestra vida y orgullo de lo que somos.

¿Y a quién le importa Wirikuta?

Lucia y Andrés - ©Yvonne Negrín 1978-2011

Así es como se comprende el lugar llamado Wirikuta, el sitio de nuestros antepasados mayores, del venado convertido en híkuri, del nacimiento de nuestro más viejo abuelo el sol, desde tiempos que no tiene sentido contarse en años, es el principal sitio sagrado de nuestro pueblo. Eso y más es lo que representa este lugar para todos aquellos que nos consideramos wixaritari.

Los wixaritari somos originarios de la Sierra Madre Occidental, y nuestro territorio está entre los estados de Jalisco, Durango y Nayarit. El total de población en hogares Wixaritari se estima en 73, 929 habitantes.

Wirikuta es de los 5 puntos sagrados (Hauxamanaka en Durango, XapaWiyeme y Tee'kata en Jalisco y Tatei Haramara en Nayarit), el más importante para nosotros, pero también lo es para otros pueblos (coras y tepehuanos). Se ubica en el estado de San Luis Potosí y la zona sagrada abarca una extensión de 140, 211.85 has., y varios municipios: Villa de Ramos, Charcas, Villa de Guadalupe, Villa de la Paz, Matehuala y Catorce.

No es un lugar pasivo como estas letras, es un lugar que vive como nosotros, como todos; a este lugar nuestros ancestros y actualmente, han peregrinado año con año, cientos de kilómetros desde la Sierra Madre Occidental, para dar cuenta, solicitar, agradecer y repetir en ciclo de vida lo que hicieron los antepasados. Son ellos quienes nos dejaron el agua, el peyote, para seguir haciendo lo que ellos comenzaron al crear el mundo.

Esto es dentro del pensamiento indígena, paralelo o diferente al pensamiento científico, donde las razones y fundamentos nacen de los manantiales. Actualmente situaciones como la que presenta el conflicto vigente en este lugar, de su venta a una empresa transnacional, evidencian una situación que nos auto-cuestiona a la sociedad mexicana, y que está centrada en la búsqueda de un desarrollo, donde el fin no es el problema, sino que hemos acotado las formas para llegar a ella con dignidad y respeto.

En una ocasión se le preguntó a un mara'akame (sabio curandero) cuál era la razón de hacer sacrificios de animales en algunos rituales, a lo que él respondió que había oído que en otros países, que en lugares lejanos de aquí existen muchos males, como la guerra, enfermedades, desastres naturales, y que por eso los wixaritari tenemos siempre que hacer sacrificios para darle de comer a la madre tierra, porque ella se alimenta de sangre, y si no se la damos cuando nos la pide, toma su alimento por sí misma.

De modo que la naturaleza como los hombres no estamos separados, al contrario, tenemos que cuidarnos: si como de la tierra, tengo también que darle de comer a ella, para estar bien todos todo el tiempo. En las frases de este sabio se entiende un cómo de una relación sana entre el mundo y nosotros.

El deber de los wixaritari y otros pueblos indígenas, también es una cuestión que ya es sabida por un segmento de la comunidad científica e intelectual.

Por ejemplo, recupero aquí un fragmento del investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor de la Universidad Internacional de Andalucíaen España, Víctor M. Toledo:

"Podría una familia norteamericana o europea transitar en un auto eléctrico por carreteras con asfalto poroso, podría Home Depot vender muebles de madera producida en bosques ecológicamente certificados, y Wal-Mart declararse verde; podría España reconvertir la mayor parte de sus fuentes hacia la energía eólica, y China aminorar su industrialización y urbanización desbocadas.

"Podrían los partidos políticos integrar a sus programas una agenda ecológica; podrían las estaciones de radio y televisión dedicar programas enteros o una batería de anuncios publicitarios a la educación ambiental; y por supuesto podrían los ingenieros diseñar decenas de tecnologías para disminuir el cambio climático, y los economistas inventar modelos ambientalmente adecuados de mercado. Y todo esto, sin embargo, no lograría que la especie humana desactivara la amenaza que se cierne cada vez con más fuerza sobre de ella, puestodo lo anterior es necesario pero no suficiente."

Como sociedad, no hemos superado el incidente de la llamada conquista, cuando los españoles lograron tomar lo que después los mestizos convertirían en México, y contemporáneamente nos sentimos libres pasando por encima de aquellos que nos recriminan un pasado vergonzoso de subyugación: repetimos el modelo al interior. Las secuelas están presentes en el imaginario de nuestra sociedad generación en generación, y así se han formado las estructuras sociales, políticas y económicas; casos como este son evidencia de tal enfermedad: a toda costa queremos ser como el denominado primer mundo, podemos vender lo que somos para serlo.

Actualmente el poder se jerarquiza en la capacidad económica y es verdad que da mucho a disfrutar, pero toda acción tiene consecuencia y evidentemente, hemos deteriorado y provocado una serie de problemáticas ambientales, no solo locales y nacionales, sino globales.

Si bien es verdad que estas formas rigen la estructura mundial, sería como humano muy necio pensar que es la única forma para lograr bienestar, pero el que podamos darnos cuenta de eso, no es interés de los medios dominantes que nos a culturan con información en el día a día. De modo que el asunto de Wirikuta, es uno más de esos tantos asuntos incómodos que hay en el país, y que en realidad reflejan que no es un asunto de "radicales", "izquierdistas", o indígenas, etiquetas a los que se estila atribuirnos. Este caso atañe especialmente a la cosmogonía del pueblo wixárika, pero es cierto que a un sinfín de lectores este caso les parecerá cercano y familiar, aún en otros contextos y realidades culturales.

En 1994 Wirikuta fue declarada Área Natural Protegida (por su biodiversidad) y Patrimonio Histórico y Cultural por el gobierno del Estado de San Luis Potosí.

En 1999 Wirikuta fue declarada por la UNESCO como parte de la red de 14 sitios sagrados más importantes del mundo y puesta en la lista tentativa como patrimonio de la humanidad.

En 2008 los gobernadores de los estados de Jalisco, Nayarit, Durango, San Luis Potosí, el C.P. Emilio González Marquez, el Lic. Ney González Sánchez, el C.P. Ismael Alfredo Hernández Derás y el Lic. Marcelo de los Santos Fraga, así como la gobernadora de Zacatecas la Lic. Amalia D. García Medina firmaron el "Pacto de Hauxamanaka" ante la Unión Wixárika de Centros Ceremoniales de los Estados de Jalisco, Durango y Nayarit; siendo testigo el presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa y otras autoridades institucionales. En tal acuerdo, vestidos de wixaritari, se comprometieron a fortalecer un proyecto para preservar y velar por los centros ceremoniales del pueblo wixárika, incluyendo Wirikuta.

Hoy una parte de Wirikuta está vendida en 3 millones de dólares a la minera Canadiense FirstMajesticSilverCorp, y sus filiales mexicanas Minera Real Bonanza, S.A. de C.V. y Minera Real de Catorce, S.A. de C.V.

A pesar de los reconocimientos, de los pactos existentes, de los marcos legales a los que nuestro país está anexo, a la cantidad de población indígena que somos, seguimos viviendo un problema de identidad nacional que a toda costa, a cualquier precio, vendemos hasta el alma para ya no ser indios, crisis que como en este caso, aprovechan los que dominan la economía global con una probadita de la zanahoria que ellos se encargarán que no pase a ser de nosotros; mientras nosotros nos quedaremos con otro sitio contaminado e inutilizable, de lo que desde tiempos inmemoriales es para nosotros un lugar sagrado, fuente de nuestra vida y orgullo de lo que somos.

Los wixaritari de la zona metropolitana haremos una manifestación en Guadalajara el viernes 20 de mayo, para informar a la sociedad lo que está pasando, para exigir a las autoridades impulsen la cancelación de las concesiones, pero sobre todo para decirles que somos un pueblo digno y que no estamos dormidos; que nuestra identidad no tiene precio, y que nuestra tierra sagrada no está en venta.

Correo de contacto: hayuaneme@yahoo.com.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Bionero (370 noticias)
Fuente:
bionero.org
Visitas:
392
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.