Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sabinista escriba una noticia?

Y si en el mundo...

13/08/2009 02:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dice el canal 66 que la brutalidad de unos brutos superó la proeza anterior la mañana siguiente de un día nublado en un abandonado poblado

“Dice el canal 66 que la brutalidad de unos brutos superó la proeza anterior la mañana siguiente de un día nublado en un abandonado poblado; que se entristecen los témpanos de hielo ante la más vieja crueldad practicada con los métodos más modernos; que apareció asesinado el último vestigio de moral en la más deshonrosa manera de olvidar el honor; que se retira indecente la decadente decencia obsoleta en un mundo que adora al dios del metal; que se enriquecen con estiércol un par de negocios que encontraron con éxito el soborno perfecto para la, trágicamente llamada, autoridad…

Sintoniza la radio la estación que repite incesantemente el último éxito de una estrella naciente que no alcanza a distinguir el techo del firmamento; anuncia orgullosa con gran algarabía que se ha puesto de moda la letra vacía de aquel excelente descompositor e incita jadeante a todos los clubes de admiradores a que no dejen de obstruir las calles para la firma de autógrafos del reconocido artista aunque éste no sepa escribir.

Como un virus sin antídoto se extiende a lo largo de la ciudad la campaña publicitaria que anuncia la nueva violenta película que se encargará de ayudarte a dejar de cenar; estelarizada por los más malévolos intérpretes del tema de preferencia de la generalidad, para ganarte boletos y asistir al estreno deberás contestar acertadamente el chisme más nuevo con respecto a la vida galante de un par de sujetos que renunciaron a la privacidad.

Y el amarillo periódico dedica una diminuta esquela al último de los valores que quedaba con vida en la sociedad; sus más allegados conocidos desconocen la razón de su muerte, que al parecer fue un deceso natural, que el olvido era grande y lo llevaba consigo desde hacía tiempo atrás, que los sabios no saben si reír o llorar, que los necios no entienden, que los educados están maleducados y no les importa, que los ciegos se hacen los sordos y los mudos no quieren gritar… ¿Que quién tiene tiempo para soñar?

Hablaron de todo las noticias y nada dijeron; se perdió la importancia de lo importante y el lado profundo de la profundidad, la esencia careció de esencia y ocupó la banalidad su lugar; se enemistaron los amigos que jamás entendieron el concepto de la amistad y se impuso la relación comercial, regalaron su alma a un demonio que la rechazó y asestaron una mortal puñalada al planeta… una más…

En silencio meditó sobre el mundo un vagabundo, añoró lo que nunca tuvo, extrañó lo que no conoció y dedicó un minuto completo a pensar lo que pasaría si en el mundo todos dedicáramos un minuto a convertirlo en un lugar mejor… apagó su cigarrillo, extendió su mano y se reprochó el malgastar su tiempo con pensamientos de ciencia ficción…”


Sobre esta noticia

Autor:
Sabinista (9 noticias)
Visitas:
884
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.